Lo espiritual vs. Lo natural

111

Cuando se llega a tener dominio de estos dos mundos, y las leyes que los dominan, no hay duda de que cada hombre podrá sobresalir en todas las áreas de su vida, pues, aprenderá que en el mundo espiritual no existen las imposibilidades.

Creo que unos de los grandes propósitos que Dios busca en nosotros, es que seamos dominados por las leyes espirituales que él ha establecido en nuestro espíritu para que así podamos cambiar las leyes espirituales. Es prácticamente imposible tratar de cambiar aquello que se dice que ya no tiene remedio sino nos estamos moviendo en la esfera espiritual. Entendemos que las leyes naturales tienen sus límites, pero cuando éstas son tratadas con una actitud espiritual, podemos producir grandes transformaciones.

La llegada del Espíritu Santo a nuestro espíritu, en el momento del nuevo nacimiento, tiene como función precisamente eso, capacitarnos para movernos en la esfera sobrenatural y romper así las leyes naturales. Si vemos la vida de Jesús en los evangelios veremos que él nunca estuvo limitado por las leyes naturales. Una y otra vez estuvo transformando esas leyes físicas a través de la unción y el poder del Espíritu Santo. Lo que parecía imposible para muchos judíos, Jesús, en su caminar sobrenatural o espiritual, lo hacía posible.

Hay algo que usted y yo notaremos en el transcurso de nuestras vidas y es lo siguiente: nuestros cinco sentidos y nuestro razonamiento lógico nos dirán que muchas situaciones, serán imposibles de cambiar. Sin embargo, no necesariamente este veredicto que el cuerpo y el alma dan, tiene que ser el definitivo y el mismo del espíritu.

La óptica del espíritu es totalmente diferente a la que comparten el cuerpo y el alma. Veamos esta información dada por nuestro Señor Jesús: “Lo que es imposible para el hombre es posible para Dios”.

       Robert Vargas. Pastor, maestro y conferencista.

Deja tus comentarios