Lo que debe hacer un hombre ante el negativismo de su esposa, en medio de la crisis.

2121

Día a día la humanidad, se ve sumergida en  diversas e innumerables crisis; en este artículo estaremos reflexionando específicamente en la crisis matrimonial, causada por las dificultades económicas.

Es importante saber que las crisis actuales, también se presentaron en hombres y mujeres en el pasado. Y al hablar del pasado, usted se le puede venir a la memoria: las crisis propias, de sus padres, amigos,   vecinos, compañeros de trabajos, familiares e inclusive hermanos de la iglesia. Sin embargo, existieron personas que no son afines a nosotros, pero que tuvieron la experiencia de vivir crisis y se condujeron tan excelentemente en medio de su situación, que el final de su historia fue de victoria.

Muchas veces recurrimos a especialistas en problemas emocionales, crisis personales, como psicólogos y es aceptable porque la psicología es una ciencia que determina muchas cosas del comportamiento humano, sin embargo no podemos olvidar que es una ciencia, y que toda ciencia proviene de Dios.

Hablaremos de la vida de Job; en esa época no existía la psicología aceptada como ciencia, sin embargo Job enfrento su crisis con una actitud de EXCELENCIA. Sin psicólogo y sin concejero alguno, pudo salir en victoria; porque el concejo de Dios escrito en su santa palabra (La Biblia), lo ayudo a salir de su estado.

La biblia relata  que Job, amaba y obedecía a Dios, sin embargo un día la crisis económica y de su salud toco las puertas de su hogar , lo cual  le trajo consecuencias graves en su relación con su esposa, Job había perdido todo, después de ser un hombre rico. Esta adversidad llevo a la esposa de Job a entrar en conflicto con Dios y con su esposo. Al punto que llego a dudar del cuidado de Dios. Cuando su esposo  disfrutaba de buena salud y riquezas, era fácil para ella ver la mano de Dios en todos sus asuntos. No hay registro de una palabra negativa de ella durante su tiempo de prosperidad.

Después, llego la aflicción.

Ella y su esposo perdieron todo, incluso sus siete hijos y tres hijas. Por último, Job perdió su salud; se cubrió de llagas de la cabeza a los pies. Era demasiado para esta mujer afligida, que reacciono al cambio de sus circunstancias y concluyo que Dios los había olvidado. Entonces, de manera intempestiva e infame, le dijo a Job”… ¿Aun retienes tu integridad? Maldice a Dios, y muérete” (Job2:9).

La mujer de Job podría ser la mujer más criticada de la Biblia. Pero su esposo, antes el lapsus de negativismo de ella, parece responderle TIERNAMENTE al decirle que está hablando como una mujer necia… no como acostumbra a hablar (Job2:10).

La conducta de su esposa, muchos la criticaran, pero se olvidan de su gran aflicción. En realidad, se comete una gran injusticia con ella; pues mientras a su esposo se le mostraba compasión y admiración, su compañera de tribulaciones apenas ha recibido un atisbo de lastima. Pero las aflicciones de él eran las aflicciones de ella. Ella había estado en opulencia y había sido madre de una familia feliz. Ahora estaba sumida en la pobreza y  la desdicha; despojadas de sus hijos; con un esposo, en otro tiempo honorable, ahora enfermo y degradado. ¿Acaso es de asombrarnos (extrañarnos) que profiriera palabras tan intempestivas e impaciente?

Pero Job después de decirle sabiamente, porque se lo dijo con ternura, que se estaba comportando como mujer necia, entonces Job sabiamente trae a Dios a la crisis, diciéndole que el amor de Dios no ha cambiado a pesar de sus circunstancias difíciles (Job 2:10). La acertada comprensión de lo que estaba viviendo es una señal de su madurez espiritual y de una fe genuina en el Dios genuino y real, del Dios que aconseja en la biblia. Job estaba mirando más allá de las cenizas de su dificultad, a nuestro Señor Dios Jehová del ejército, el Dios omnipotente que hizo los cielo y la tierra.

Los hombres que atraviesan hoy en día por este tipo de crisis con sus esposas, deben de saber que el único que les pude aconsejar de manera acertada es Dios por medio de su palabra, sin temor a equivocarte. Ante esta situación debes asumir la actitud correcta. Dios te pide que actúes con ternura, que es el momento que le demuestres a tu familia  quien es tu Dios y que él es tu esperanza hasta el final. Y que bajo esta convicción puedas dar aliento a tu familia. Job no dijo muchas palabras de él. Pero aunque pocas palabras, dijo fueron las palabras de Dios.

En momento de crisis ahorra tus palabras humanas, y háblales solo las de Dios. Las palabras que salen de tu corazón, podrán traer más Lena al fuego y harán subir el furor. Pero si hablas la palabra de Dios, como dijo Job: “El amor de Dios no ha cambiado a pesar de las circunstancias difíciles”. Esto aplacara la ira y la presión de tu esposa y todo estará en paz y propiciaras una ambiente más fácil para luchar; hasta obtener la victoria.

HOMBRE LEVANTATE, Y DEMUESTRALE A TU ESPOSA QUE EL DIOS EN QUIEN HAS CREIDO, ES FIEL Y QUE SU AMOR NO CAMBIA  AUN EN LAS CIRCUNSTANCIAS DIFICIL.

 

Deja tus comentarios