Los 144.000

314

Dios no va a entregarle el planeta a Satanás, al anticristo y al falso profeta, sino que levantará a aquellos que den testimonio de su poder y grandeza. Los más prominentes de éstos, son los 144.00 (Ap. 7:1-8; 14:1-5), de los cuales se hacen varias declaraciones importantes.

Primero, son judíos. El texto dice que este grupo viene “de todas las tribus de los hijos de Israel” (7:4) y después sigue detallando que cada una de las doce tribus salen 12.000. Los teólogos del pacto, que insisten en que la iglesia es el “Israel espiritual”, creen que los 144.000 representan la iglesia en la tribulación. Pero esta perspectiva es ajena a Apocalipsis 7 y al uso de la palabra Israel en el Nuevo Testamento. Un comentarista del Apocalipsis indica:

No hay un ejemplo bien definido de que la iglesia se llame “Israel” en el Nuevo Testamento o en los escritos de la iglesia primitiva hasta el 160 d.C. Gálatas 6:16, donde el “Israel de Dios” puede referirse, y probablemente se refiera, a algún grupo distinto a la iglesia en sentido general, no es la excepción. Este hecho frena todo intento de identificar a Israel como la iglesia en Apocalipsis 7:4… El enfoque es tan descabellado, que altera totalmente el contexto… esto no puede sostenerse exegéticamente. Se dice que los 144.000 son de Israel, no de cualquier otro grupo.

Segundo, éstos son “los siervos de nuestro Dios” (Ap. 7:3). Esta declaración dice específicamente que los 144.000, junto a los ángeles que están hablando, son los siervos de Dios. No son siervos de Satanás o del anticristo. Esto nos dice que son individuos salvos. No se nos dice cuándo son salvos, pero es muy probable que sea en los primeros días de la tribulación, porque el suceso que se describe en Apocalipsis 7 ocurra probablemente en la primera mitad de la tribulación. El hecho de que se les llame siervos de Dios revela también que ministrarán al Señor de alguna manera. Es muy probable que sean los principales evangelistas de Dios durante la mayor parte de la tribulación. Al enseñar acerca de los días de la tribulación, Jesús dijo: “Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin” (Mt. 24:14).

Inmediatamente después de la visión en la que son sellados los 144.000 en Apocalipsis 7:1-8, Juan 9-17 los resultados del ministerio de los 144.000: una gran multitud de personas salvas vendrán de cada nación de la tierra, lo cual parece concordar bien con la declaración de Jesús en Mateo 24. Estos 144.000, entonces, serán instrumentos importantes en la mano de Dios, mientras Él cumple su propósito de traer la salvación a la humanidad durante los días terribles de la tribulación.

Tercero, son sellados. El concepto de “sellar” tiene varios significados en la Biblia, pero el principal es la seguridad. El sello hacía que algo fuera seguro (p. ej la tumba de Jesús fue sellada con el propósito de que estuviera a salvo de cualquier sabotaje). De este modo se mantiene a salvo a los 144.000 de la ira de Dios que caerá sobre el mundo y de la ira de Satanás. En vista de su ministerio de extensión del evangelio y de la persecución exitosa de los creyentes por las fuerzas de Satanás en la tribulación (cp. Dn. 7:25; Ap. 13:7), Dicha protección sería absolutamente esencial.

Podemos concluir, pues, que los 144.000 son evangelistas judíos que Dios mantendrá a salvo para que proclamen el evangelio durante los días de la tribulación. Pero los 144.000 no son los únicos que Dios usará como sus representantes en aquellos días.

Paul. N. Benware. Profesor de la División de Estudios Bíblicos de Philadelphia Biblical University

 

Deja tus comentarios