¡Lugar secreto!

83

Veo tu lucha y oigo tus pedidos de auxilio. Cuando te parece que estás completamente a solas, Yo sigo a tu lado. Siento tu angustia y aguardo a que acudas a Mí en oración. Entra, pues, en Mi santuario, en ese lugar secreto que podemos compartir tú y Yo. Allí puedo disipar tu ansiedad, tu inquietud y tu confusión, restaurar tu sentido de propósito e infundirte fuerzas para continuar.

La vida puede ser una lucha, pero no tienes por qué bregar por tu cuenta. En muchas ocasiones he permitido que lleves cargas aparentemente monumentales. Te abaten el espíritu, y no aciertas a entender por qué las permito. No es para reprenderte o castigarte, sino para que te acerques más a Mí. Conozco tu corazón mejor que nadie y te amo entrañablemente.

Las dificultades y obstáculos que permito que haya en tu vida, o te producen amargura, o te depuran, según cómo los tomes. Cuando hayas encontrado la paz que solamente Yo puedo proporcionarte, podré valerme de ti como instrumento de Mi amor para consolar a otras personas.

Muchos hechos pueden parecer injustos o incluso crueles. Sin embargo, cuando los enfocas desde el prisma de Mi promesa de que todas las cosas redundan en bien para los que me aman1, cobran una significación totalmente nueva. En esa promesa está la clave para sobreponerse a cualquier pesar, hallar alivio de cualquier carga y vencer cualquier temor.

Jesús

Fuente: activated.org

Deja tus comentarios