Más evidencia de un pacto incondicional 2da parte

229

A diferencia de los pactos típicos que dependían del cumplimiento del compromiso bilateral, el cumplimiento del pacto abrahámico dependía totalmente de la fidelidad de Dios. Éste es un alegato muy firme de la naturaleza incondicional del pacto abrahámico.   

Otros pasajes

Además de los tres pasajes de las Escrituras antes mencionados, muchos otros pasajes dejan claro que el pacto seguiría vigente aunque Israel fallara gravemente. Los siguientes son algunos ejemplos que representan una cantidad mayor de declaraciones similares encontradas en las Escrituras:

Génesis 50:24 “Y José dijo a sus hermanos: Yo voy a morir; mas Dios ciertamente os visitará, y os hará subir de esta tierra a la tierra que juró a Abraham, a Isaac y a Jacob”

A pesar de los muchos fracasos y pecados de los patriarcas, registrados fielmente en Génesis, José declara que el pacto sigue vigente.

Éxodo 2:24 “Y oyó Dios el gemido de ellos, y se acordó de su pacto con Abraham, Isaac y Jacob”.

Unos trescientos años después de José, Dios dejó bien claro que el pacto seguía en vigor aunque Israel no había permanecido fiel al Señor, sino que se había involucrado en una grave idolatría.

Deuteronomio 9:5-6 “No por tu justicia, ni por la rectitud de tu corazón entras a poseer la tierra de ellos, sino por la impiedad de estas naciones… y para confirmar la palabra que Jehová juró a sus padres Abraham, Isaac, Jacob… porque pueblo duro de cerviz eres tú”

Esta declaración que Dios hizo inmediatamente antes que los israelitas entraran a la tierra de Canaán señala con gran claridad que no es la obediencia fiel de Israel el motivo de la bendición de Dios. Las bendiciones del pacto sobrevendrán porque Dios es fiel.

Deuteronomio 4:31 “Porque Dios misericordioso es Jehová tu Dios; no te dejará, ni te destruirá, ni se olvidará del pacto que les juró a tus padres”.

Paul. N. Benware. Profesor de la División de Estudios Bíblicos de Philadelphia Biblical University

Deja tus comentarios
Compartir
Artículo anteriorÉxodo 9:21-31
Artículo siguienteEl secreto de Pablo