¿El matrimonio fue instaurado por el Señor?

0
46

El hogar o la familia cristiana tienen sus orígenes desde Génesis. Nuestro Dios vio que no era bueno ni saludable que el hombre esté solo y le hizo una ayuda idónea. El relato bíblico registra que creó a la primera mujer sacando del costado del primer hombre una costilla y creando de ésta a la primera mujer.

En Génesis 2:18 y 21-23 dice: “Dios, el Señor dijo: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él…entonces Dios, el Señor, hizo caer sueño profundo sobre Adán, y mientras éste dormía, tomó una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar. Y de la costilla que Dios el Señor tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre. Dijo entonces Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada varona, porque del varón fue tomada”.

Es en este momento que el Señor instituye el matrimonio de acuerdo con su perfecta y agradable voluntad.

En Génesis 2:24 dice: “Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne”.

Luego, quedó establecido por Dios que el matrimonio debe realizarse entre un hombre y una mujer; los que deben “dejar” padre y madre, para hacer un hogar por separado.

Es un error muy común que se comete hoy, cuando parejas de recién casados viven bajo la cobertura de los padres del novio o la novia. Claramente y en su perfecta sabiduría el Señor indica la necesidad de “dejar” el hogar paterno, de parte de cada uno de los cónyuges y establecer un hogar por separado, ya que la esencia del matrimonio es la intimidad que ambos cónyuges mantienen entre sí y que deberán mantener y proteger. Esto se expresa en el pasaje bíblico mencionado, cuando dice:”…y serán una sola carne…”.

Pastor Eduardo Balderrama

Deja tus comentarios