Mensaje de Jesús

175

Cuando la vida te parezca un pequeño cuarto sin ventanas, cuyas paredes te van aprisionando, puedes crear una ventana de escape. Al leer Mi Palabra y meditar en ella, al creer e invocar Mis promesas, abres una ventana hacia el mundo espiritual, donde te aguardan cosas fantásticas. El cálido resplandor de Mi amor disipa la tensión.

Como una bocanada de aire fresco, la suave brisa de Mi Espíritu te limpia la mente. Cristalinos ríos de verdad y lagunas de sabiduría te renuevan el espíritu y el pensamiento. Se te abren nuevos horizontes. Ves la realidad desde una perspectiva celestial y te emocionas ante las nuevas posibilidades y retos que te aguardan. Tu fe y tu inspiración se reavivan. Esa sensación de asfixia se desvanece y da lugar a la euforia y a las ganas de vivir. Las palabras que Yo os he hablado son espíritu y son vida.

Cuando te sientas entre cuatro paredes, acude a la Palabra, pues tiene poder para liberarte.

Deja tus comentarios