Mujer, ¿creada para servir al marido? 1ra parte

105

Hace pocos días, un hombre convencido de su ortodoxia bíblica me encaró recordándome que el papel de la mujer, según la Biblia, consiste en estar al servicio de su marido. Hablando del tema con esposas de algunos líderes evangélicos, una de ellas empezó asegurando que la mujer ha sido creada a imagen y semejanza de Dios y que por lo tanto las mujeres tienen todo el derecho a realizarse como tales, preparándose para cumplir con su propósito en la vida: ser la ayuda idónea de su marido estando, incondicionalmente, a su servicio. Un conocido pastor asegura que los males que las familias enfrentan; disfuncionalidad, pérdida de valores, embarazos precoces, drogas, etc., todos son resultado de que las mujeres, en general, han dejado de cumplir el precepto bíblico de permanecer sujetas a sus maridos.

Que hombres que han hecho de sus mujeres seres sin identidad, que pastores que desdeñan los más elementales principios de interpretación bíblica justifiquen la violencia intrafamiliar que muchas mujeres cristianas padecen… pasa, resulta comprensible. El que mujeres líderes aseguren que su papel y el de las otras es “realizarse sirviendo a sus maridos para que estos alcancen sus metas”, resulta, sí, comprensible, pero también harto doloroso. Evidencia que el engaño del pecado no solo ha alcanzado a los hombres sino que ha convertido a muchas mujeres en transmisoras del mismo. Desde luego, tal engaño resulta de la ignorancia de la Palabra de Dios y de la dureza de corazón que impide la comprensión de la misma.

Al leer la historia bíblica de la creación del ser humano encontramos algunas cuestiones que, generalmente, se pasan por alto. La primera de ellas es que existen dos relatos de la creación. El primero que aparece en el texto bíblico no es, sin embargo, el más antiguo. En efecto, el relato comprendido en Génesis 1.1 a Génesis 2.4, sigue al comprendido entre el capítulo dos versos 4ª al 25 y que es reconocido por lo biblistas como el más antiguo de ambos. Otra cuestión que generalmente se deja de lado es que según el relato más antiguo, el orden seguido en la Creación es: primero es formado Adán, después creó un jardín en la región de Edén, donde hizo crecer árboles y frutos para comer, así como el árbol de la vida y el árbol del conocimiento del bien y el mal. Después, al considerar que no era bueno que el hombre “esté solo”, Dios formó todos los animales y todas las aves. Sin embargo, como ninguno de tales seres resultara “la ayuda adecuada para él, Dios, de una costilla de Adán hizo una mujer, y se la presentó al hombre…”

El segundo relato de la creación, que aparece primero en el texto bíblico, sigue otro orden, basado en el principio de una semana de siete días. De acuerdo con este orden, el ser humano fue formado el sexto día, de manera simultánea. “Cuando Dios creó al hombre, lo  creó a su imagen, varón y mujer lo creo”. (1.27)

Estudiosos de la Biblia nos dicen que ambos relatos resultan complementarios entre sí. Que destacan tanto el hecho de que Dios es el creador de todo lo que existe, además de su propósito de vivir en comunión con el hombre y el resto de su creación, así como el principio de igualdad entre el hombre y la mujer, principio inherente a su condición de imagen de Dios, sin distingo de su sexo.

Vida y Palabra. Ministerio Casa de pan

Leer más: Mujer, ¿creada para servir al marido? 2da parte

 

Deja tus comentarios