Mujer que se arrancó los ojos frente una iglesia cristiana dice “La vida es más bella ahora”

223

Una mujer cristiana llamada Kaylee Muthart 20 años, quien se arrancó los ojos durante el pasado 6 de febrero frente a una iglesia cristiana en Anderson, Carolina del Sur, un acto que le cambió la vida durante una alucinación inducida por drogas. Ella está hablando un mes después del terrible hecho que la cegó permanentemente.

Muthart manifestó a PEOPLE esta semana que, después de un tiempo en el hospital y en un centro psiquiátrico, se encuentra en casa, sin drogas y preparándose para su nueva realidad: vivir sin visión. “Es la misma vida, pero estoy aprendiendo todo de una nueva manera”, dijo. “La vida es más bella ahora, la vida es más hermosa de lo que era con las drogas. Es un mundo horrible en el que vivir”.

Ella declaró a la fuente que había dejado anticipadamente la metanfetamina antes del incidente, pero finalmente terminó de nuevo con la droga, revelando cómo las luchas con la salud mental afectaron profundamente su vida.

Sin embargo, todo llego a punto crítico al momento que sufrió una alucinación a causa de las drogas, que llego a pensar que era fundamentalmente una misión dada por Dios para salvar a la humanidad.

Pensé que todos los que habían muerto estaban atrapados en sus tumbas, que Dios estaba solo en el cielo, y que tenía que sacrificar algo importante para poder liberar a todos en el mundo para Dios”, comentó. “Hizo que el mundo se volviera más oscuro, y tomé todo lo que creía y los distorsioné para hacer que me fuera por el camino de sacar mis ojos”.

Ella continuó: “Daba miedo, no entendía lo que Dios quería de mí, pero me hacía sentir que debía ser yo quien lo hiciera”.

Muthart compartió detalles adicionales en un artículo para Cosmo.

Pensando que el amigo con el que estaba drogado había ido a la iglesia, vagué por una vía férrea. A pesar de que eran las 10:30 de la mañana, todo parecía oscuro y sombrío aparte de un poste de luz, donde pensé que estaba posado un pájaro blanco.

Fue entonces cuando recuerdo haber pensado que alguien tenía que sacrificar algo importante para enderezar el mundo, y esa persona era yo. Pensé que todo terminaría abruptamente, y todos morirían, si no me arrancaba los ojos de inmediato. No sé cómo llegué a esa conclusión, pero sentí que era, sin duda, lo correcto y racional de hacer de inmediato.

Ella procedió a sacar sus ojos, destruyendo permanentemente su visión.

Ahora, Muthart está trabajando para reconectarse con su fe y procesar la vida como una persona ciega. Ella dijo que, antes de su intenso consumo de drogas, había “sido cristiana por mucho tiempo” y que sentía que sus altibajos anteriores la acercaban más a Dios.

Deja tus comentarios