Niño pierde un riñón tras ser puñaleado por sus compañeros musulmanes en la escuela

65

Un estudiante pakistaní cristiano de nombre Haroon Ifan,  quien resultaba molestado constantemente por sus compañeros musulmanes, los cuales hacían de todo para molestarlo; presentó una queja con su maestra porque uno de sus cuadernos había desaparecido pues uno de los chicos lo robó y lo escondió en su bolso, “Haroon presentó una queja a la maestra y, cuando recuperó el cuaderno de la mochila de Majid, se enojó y se sintió insultado”, dijo Irfan Masih, el padre de Haroon.

A los dos días, Haroon fue atacado por esos compañeros molestos, quienes le propinaron una puñalada en el estómago, dañando también su riñón, “Cuando Haroon estaba solo en la carretera, Majid y otros cinco golpearon a Haroon por alegar que Majid robó su cuaderno y se quejó con el maestro. El ataque fue tan terrible que el riñón de Haroon se cortó en dos partes”, expresó su padre.

Los jóvenes que lo hirieron, dejaron a Haroon en el lugar, después de que lo encontraran en ese estado fue llevado a un hospital donde le dijeron a sus familiares que había que extirparle un riñón; este es un caso que es popular que no es la excepción, pues a diario los ciudadanos cristianos se ven atacados por su fe.

Según informaciones del caso, los policías estarían pidiendo que los familiares del niño no presenten cargos contra sus agresores, pero eso no ha detenido a los padres de Haroon quienes quieren justicia para su hijo, “No vamos a entrar en ningún proceso de negociación o perdón. Queremos justicia”, dijo Khursheed Bibi, la abuela de Haroon.

“Este incidente es una continuación de incidentes anteriores de intolerancia que hemos experimentado en escuelas y universidades. Los cristianos se sienten inseguros; por lo tanto, las autoridades deben dar pasos prácticos para garantizar su seguridad”, dice Ghazala Shafeeq, un defensor local de los Derechos Humanos.

Deja tus comentarios