Niños son obligados a idolatrar a dictadores en Corea del Norte

61

A pesar de que Corea del Norte es considerada una nación irreligiosa, la religiosidad se ha convertido en parte de su cultura. Sus ciudadanos se ven obligados a adorar a Kim Il-Sung (el fundador del país y su presidente eterno), su hijo fallecido, Kim Jong-il, y su nieto, Kim Jong-un , el actual líder supremo del país.

Las escuelas norcoreanas son inducidas a “endiosar” a ambos líderes fallecidos, padre e hijo. Casi todas las canciones, artes y esculturas del país exalta a Kim Il-sung y Kim Jong-il.

“La adoración no es sutil,” dijo el autor Ron Boyd Macmillan en el libro La fe que perdura . “Usted puede ver una banda de niños en edad escolar colocando ofrendas a los pies de las enormes estatuas doradas de esas figuras, en el centro de todas las ciudades”.

Mientras visitaba Corea del Norte en 1979, el periodista Bradley Martin notó que todavía existe la creencia generalizada de que Kim Il-sung “creó el mundo” y de que Kim Jong-il podría “controlar el tiempo”.

Los cristianos son considerados enemigos del Estado por creer en una autoridad superior a la de la familia Kim. Ellos mantienen su fe completamente en secreto – si se descubren, se envían a un campo de trabajo forzado, así como los nazis.

En medio de 25 millones de habitantes de Corea del Norte, la organización Puertas Abiertas estima que hay unos 300.000 cristianos.

Deja tus comentarios