Plan B = Abuelos y suegros

157

Los abuelos desempeñamos un papel muy importante en la vida de los nietos me parece indispensable brindarles un ambiente de apoyo, aceptación y armonía familiar. En entonces nuestra funcion es más cultural que educativa, es una de convivencia y fundamentada en el amor.

Hoy más que nunca los padres necesitan la ayuda de los abuelos para mantener los niños bien educados y con una supervisión adecuada. El día que me contactaron para que escribiera este artículo salía de recoger a dos de mis nietos a la escuela. Mi hija y yerno tuvieron que trabajar un poco más tarde. Por eso estaba cumpliendo con el “Plan B”.

Tengo que felicitar a los abuelos que son facilitadores, estando presente en la vida de sus nietos. También admiro a aquellos abuelos y suegros que sostienen una relación cordial y emocionalmente buena con sus ex nueras y ex yernos, Me parecen que ellos han puesto en primer lugar a sus nietos. Entendiendo que no importa las crisis o diferencias causadas por el divorcio los niños son lo primordial.

Hablando de suegros han escuchado el viejo dicho ¡Que viva la suegra! ¡Pero que viva lejos! Me parece que eso ocurre cuando a las padres si nos olvida que tenemos que estar dispuestos a dejar ir a nuestros hijos y asumir una posición de menor prioridad en sus vidas. No es fácil estar al lado de ellos y motivarlos a su vez a que su mayor prioridad es estar al lado de sus parejas y sus hijos.

Los suegros podemos ser de graba ayuda sin tenemos una actitud positiva y evitamos dar opiniones y consejos respetando la privacidad e individualidad de los yernos y nueras. Recordando que no somos responsables de las cosas que no podemos cambiar.

Nuestra mayor responsabilidad es orar por nuestros hijos y nietos y estar dispuestos a dar lo mejor de nosotros, pero sin interferir demasiado. Jesús nos dice: “dejará el hombre padre y madre y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne” Mateo 19:5.

Es hermoso ver las familias que logran obedecer ese principio bíblico y tener aceptación, amor, respeto y armonía creando un balance saludable en el entorno familiar.

El proceso de integrarnos con la familia y lograr armonizar las diferentes ideologías, creencias, experiencias y personalidades es un gran paso pero si lo logramos es una bendición extraordinaria: Nos brinda la oportunidad de actuar como nos enseña el apóstol Pablo bajo la preeminencia del amor.

El amor es benigno no es rencoroso, no busca lo suyo. Obra en la verdad y la justicia. Al final permanece en la fe, la esperanza y el amor, estos tres, pero el mayor es el amor.

Los abuelos y suegros somos ese “Plan B” que ayudan a mantener la unidad familiar, y que permite a los nietos sentirse seguros. La función de “mimar“ a los nietos va unidad al hecho de ser abuelos y los estudios demuestran que no es malo si se tiene cuidado de no interponerse en la responsabilidad de los padres.

La relación ideal entre nietos y abuelos se produce cuando el contacto entre ellos es regular y cuando los abuelos son exitosos en desempeñar su propio rol sin ejercer el de los padres. Como abuelos debemos respetar la decisión de los padres aun cuando no estamos de acuerdo; salvo en cosas de riesgo. Ocurre que algunos abuelos no respetan a sus hijos en el rol de padres y también ocurre que algunos hijos piensan que es obligación de los abuelos abandonar sus vidas para cuidar a sus nietos. Los abuelos siempre tenemos que tener en cuenta que nuestro papel no implica una segunda oportunidad para ser padres y que la última palabra en lo que se refiere a la educación de los nietos la tienen los padres. A eso le llamo “estar al lado no en el medio”.

Recordemos los abuelos somos el “Pan B” nosotros los abuelos tenemos una situación privilegiada basada sobre una relación de confianza lo que permite que nos convirtamos en perfectos trasmisores de los valores morales y espirituales.

Declaro que los abuelos tenemos la gracia, la sabiduría y el favor de Dios para ser de bendición a nuestros nietos. Por supuesto también podemos ser ayuda a nuestros hijos, nueras y yernos. Declaro que los suegros logramos también impartir amor, respeto y aceptación y ser una fuente de inspiración y armonía para nuestros hijos, nietos y para nuestros yernos y nueras.

Pastora Megan Font                   

Deja tus comentarios