¿Preparación para el matrimonio?

51

Algunos piensan que la preparación para el matrimonio es un asunto de pocas semanas antes de la ceremonia. En realidad comienza en la cuna. Las relaciones que alguien forma, aun en la infancia, crean las bases para la forma en que se relacionará cuando entre en el noviazgo y el matrimonio. Si experimenta a temprana edad la seguridad y el aprecio con los padres y familiares es más probable que siga reproduciendo estas características dentro de sus amistades.

Por el contrario, el sentir inseguridad y rechazo puede crearle la incapacidad de relacionarse satisfactoriamente con sus semejantes o dentro de su círculo. También es tener esa necesidad de recalcar que la dirección que nuestras vidas toman se debe a nuestra forma de tomar decisiones. Si tratamos de elegir correctamente, nos creamos un hábito de éxito, pero las malas selecciones también nos traen su sentido de frustración. Alguien lo expresó una vez así: “Siembra un hecho y cosecha un hábito; siembra un hábito y cosecha un carácter; siembra un carácter y cosecha un destino”. La aplicación de este criterio es obvia en la selección de amistades y novios.

La manera en que uno se acostumbra a formar amistades afecta considerablemente cómo se relacionará con su novio(a) más tarde. Ganar y mantener buenas amistades es un arte que todos deseamos aprender. Se puede definir a un amigo como alguien que nos aprecia o nos quiere a pesar de conocernos. De modo que los amigos son de gran valor y han de ser tratados con cuidado. Este hábito de cuidar y nutrir la amistad crea un criterio estable para mantener la amistad íntima que se espera formar en el matrimonio.

El doctor Ralph Phelps hace resaltar que la amistad es engendrada por el ser amistoso, el mantener una buena disposición, el expresarse sinceramente, el saber dialogar y el manifestar un genuino interés en los demás. Son contraproducentes el egoísmo, la timidez, los modales incorrectos, la apariencia descuidada, la supersensibilidad, el mal genio, el faltar a los compromisos y la manipulación de otros.

La escuela primaria para el matrimonio es el trato que uno da y recibe con los amigos de ambos sexos durante el tiempo de la niñez y adolescencia.

Deja tus comentarios