Proverbios 25: 3-17

146
  1. La altura del cielo, la profundidad de la tierra y los pensamientos de los reyes, son cosas en las que no es posible penetrar.
  2. Aparta de la plata las impurezas, y el platero producirá una copa;
  3. aparta del servicio del rey al malvado, y su trono se afirmará en la justicia.
  4. No te des importancia ante el rey, ni tomes el lugar de la gente importante;
  5. vale más que te inviten a subir allí, que ser humillado ante los grandes señores. Lo que veas con tus propios ojos
  6. no lo lleves en seguida a los tribunales, porque otro testigo puede desmentirte y al final no sabrás qué hacer.
  7. Defiéndete de quien te acuse, pero no descubras el secreto ajeno;
  8. pues alguien puede oírte y ponerte en vergüenza, y tu mala fama será cosa sin remedio.
  9. Las palabras en el momento oportuno son como manzanas de oro[3] incrustadas en plata.
  10. Como un anillo y un collar del oro más fino, es la sabia reprensión en quien sabe recibirla.
  11. El mensajero fiel es para el que lo envía cual frescura de nieve en día caluroso, pues da nuevos ánimos a su señor.
  12. Nubes y viento y nada de lluvia, es quien presume de dar y nunca da nada.
  13. La paciencia calma el enojo; las palabras suaves rompen la resistencia.
  14. Si encuentras miel, no comas más de la cuenta, no sea que de mucho comer la vomites.
  15. Si visitas a tu amigo, no lo hagas con frecuencia, no sea que se canse de ti y llegue a odiarte.

 

Deja tus comentarios