¡Quebrantamiento, lo mejor de Dios! 1ra parte

39

Quizás ningún principio de la Palabra de Dios sea menos comprendido que el del quebrantamiento. Quebrantamiento no significa estar en quiebra financiera. Es una condición en la cual Dios permite que ciertas circunstancias afecten nuestras vidas hasta el punto  que tengamos que depender totalmente de Él.

Tal parece que mientras más grandes es el plan de Dios para una persona mayor es el quebrantamiento. La vida de apóstol Pablo refleja gran poder y gran quebrantamiento. Sin embargo, Pablo nunca consideró como castigo sus circunstancias personales. Siempre afirmó que sus sufrimientos era el resultado directo de servir a Cristo.

Porque así como los sufrimientos de Cristo son nuestros en abundancia, así también abunda nuestro consuelo por medio de Cristo (2 Corintios 1:5).

El propósito del quebrantamiento:

Dios en su sabiduría sobre lo que se requiere para que nos mantengamos a tono con su dirección. El entonces permite que ocurran problemas que quiebren nuestra voluntad y nos mantengan dependiendo de El. Una vez que el cristiano hace una entrega total del viejo “yo” a Dios, entonces (y solo entonces) Dios puede comenzar a usar a ese cristiano. Ya que el yo continúa manifestándose, Dios tiene que permitir que las pruebas continúen para “matar” al viejo yo.

Muchas veces oramos: “Dios moldéame, y hazme una vasija que tú puedas usar”, y entonces cuando Dios comienza a obrar en nosotros, queremos echarnos a correr. Santiago 1:2-3 dice: Tened por sumo gozo, hermanos míos, el que os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia.  Si quieres la perfección de tu fe, debes saber que ésta viene por vía de la prueba.

La evidencia de servicio

El principio del quebrantamiento es más fácil enseñarlo que vivirlo. La enseñanza es muy clara en la vida de aquellos a quienes Dios escogió para usarlos a través de la Biblia. Mientras mayor sea el servicio a Dios, mayor será el potencial para el ego y el egocentrismo. De allí, la mayor necesidad de mantener un espíritu de “Dios primero”. El quebrantamiento es un término apto para aquellos que están  siendo moldeados a la imagen de Cristo.

Es claro que el propósito del quebrantamiento es hacer al cristiano no totalmente dependiente de Dios y separado de este mundo.

Y en todo esto, se sorprenden de que no corráis con ellos en el mismo desenfreno de disolución, y os ultrajan; pero darán cuenta a aquel que está preparado para juzgar a los vivos y a los muertos. (1 Pedro 4:4-5).

Larry Burkett

Deja tus comentarios