¿Con quién Pedro, que cuando joven era un rudo y aprendió a ser sincero, tan honesto consigo mismo?

114

Él tuvo que haber aprendido con alguien que , seguramente, admiraba mucho. Alguien que tuviese características tan complejas en su inteligencia que hubiera sido capaz de enseñar a Pedro a evaluarse y a reciclar profundamente sus valores existenciales. El Cristo descrito en los evangelios tenía tales características. Hasta delante de situaciones tensas, donde una pequeña simulación lo libraría de grandes sufrimientos, Jesús escogía ser honesto consigo mismo. Pedro aprendió con él el difícil arte de ser fiel a su propia consciencia, a asumir sus errores y fragilidades. Lo indica que ese Cristo no era un personaje literario sino una persona real.

Dr. Augusto Cury     

Deja tus comentarios