¿A quién va dirigida la promesa de Dios?

56

El pueblo de Israel (de lo cual da testimonio el Antiguo Testamento), así como también la iglesia del Señor, deben aceptar, con fe, las promesas de Dios y aguardar con esperanza su realización (1 Pedro 1.4). Dios prometió a Israel la tierra que fluye leche y miel (Exodo 3.8), y un rey futuro de justicia y paz, el cual es nuestro amado Señor y Salvador Jesucristo (Isaías 11).promesa

Jesús le prometió a su iglesia que regresaría en gloria (Mateo 25), y que habrá un nuevo mundo creado por Dios (2 Pedro 3.13). El cambiará en su venida todo el sistema de cosas creadas y las promesas que tenemos para este y ese tiempo, son maravillosas.

Hay una de las promesas bíblicas que deberíamos tomar muy en cuenta en estos tiempos tan modernos y peligrosos en donde sólo se habla de una falsa prosperidad, es la que Dios hace a Josué a manera de mandato, le dice que guarde su ley y de esa forma prosperará en todos sus caminos (Josué 1.8).

Sabemos que la biblia está llena de promesas de Dios para sus hijos, un buen ejemplo es el Salmo, uno en donde el Señor promete grandes bendiciones para el que cuida sus pasos y se regocija en su palabra. También tenemos el Salmo 23, el cual nos recuerda que el Señor es Nuestro Pastor y eso implica un cuidado especial.

En el capítulo 61 de Isaías, en donde se profetiza la llegada del mesías y su misión en la tierra. Fueron las palabras con las que el mismo Cristo se presentó al decir que él era el enviado de Jehová a dar libertad a los cautivos, pero ¿cuál es la más grande promesa que tenemos como pueblo de Dios?

Deja tus comentarios