Reflexión para mujeres y hombres.

46

Mujer, ningún hombre te va a dar nada que  no  pueda  darte  tu  marido  actual.  Todos  nos  abandonamos  al casarnos; y de ser detallistas y tiernos, pasamos a tomar el mando de la televisión, beber cerveza y engordar sin mesura…..TODOS, intelectuales, ricos,   deportistas,   empresarios,   artistas,   obreros,   médicos, informáticos…TODOS.  ¡Pasamos  de  ser  príncipes  a  ser  sapos!  Pero  el hombre desarrolla toda su hombría y capacitación solo cuando tiene a su lado a una verdadera mujer virtuosa que le ama, le anima y le respeta. Anda y demuéstrale tu amor como tú sabes, con esos pequeños detalles que le agradan y saca lo mejor de él que es para ti, aquello que un día te enamoró sigue estando en algún lugar de su corazón.

Hombre, escucha a tu esposa cuando te habla; ayúdala con las tareas de la casa que es de los dos. Vive con la importante misión de hacerla feliz; escúchala para intentar entenderla y a su  tiempo,  sorpréndela  con  aquellas  cosas  que  anhela.  Si  vives  para hacerla feliz y no eres áspero con ella, te devolverá con creces todo y serás el hombre más feliz de la tierra. Si la mujer es feliz no buscará cambios en su vida. En definitiva, ámala como ella desea ser amada y sorpréndela  de  vez  en  cuando  con  detalles  que  sabes  que  la  hacen ilusión. Recuerda igualmente que aquello que un día te enamoró  de ella sigue estando en algún lugar de su corazón.

Mi consejo es que siguiendo las enseñanzas de la biblia, busquemos, antes de casarnos,  personas integras, justas, amorosas,  respetuosas,  valientes,  dignas,  etc.,  y  nos apartemos  de  yugos  desiguales,  no  fijándonos  en  lo externo, sino en los adornos del corazón, una vez casados  y,  con  la  excepción  de  casos  extremos (esposo/as   alcohólicos, violentos, adúlteros, perturbados mentales),  luchemos  por  restaurar  los  matrimonios  para evitar  dolor  a  los  hijos;  hablemos,  pidamos  consejos sabios a los padres, a buenos amigos con buen testimonio, a hombres y mujeres temerosos de dios.  ¡No te separes sin valorar todo lo que van a perder tus seres queridos y tú mismo/a!

Pastor Virgilio Zaballos

Deja tus comentarios