Cómo relacionarse con las personas en diferentes situaciones

49

Práctica para establecer relaciones: Las personas que se relacionan se esfuerzan por simplificar el mensaje.

Concepto clave: Cuanto más grande sea el grupo, más sencilla debe ser la comunicación.

Relaciones con una sola persona

Ayudar a otra persona a comprender tu mensaje suele ser bastante sencillo. ¿Por qué? Porque puedes adoptarlo con precisión según su personalidad, experiencia e inteligencia. Si no eres claro como el agua cuando te comunicas, es probable que te des cuenta al leer la expresión en el rostro del otro. También puedes contestar cualquier pregunta que tenga esta persona. Desde luego, esto no significa que puedes ser holgazán. Si quieres relacionarte, y no solamente transmitir mucha información debes esforzarte por simplificar el mensaje. Cuanto mejor se te entienda, mayores posibilidades tendrás de establecer un vínculo con quien te escucha.

Relaciones con un grupo

La comunicación con un grupo resulta un poco más complicada que con una sola persona. Debes lograr que tus ideas le sean útiles a más de un individuo; por lo tanto, tienes que simplificarlas. No se trata simplemente de “tirar” una cantidad de datos y esperar que los destinatarios los ordenen. Esto denota una actitud cómoda y es ineficaz. Si se te brindó la oportunidad de hablar, esfuérzate por lograr que tu mensaje sea sencillo. Para comprobar que lo hiciste de manera eficaz, sigue estos consejos:

  • Solicita cometarios.
  • Pídeles a los integrantes del grupo que digan qué aprendieron.
  • Pregúntales cómo transmitirán tu mensaje a los demás.

Relaciones con un auditorio

Lograr que la comunicación sea sencilla y a la vez memorable es un verdadero arte. Tardé años en aprender a hacerlo. Dos buenas maneras de abordar un mensaje son preguntarte: “¿Qué es lo estrictamente necesario que debo comunicar para que el público entienda el punto?” y “¿Cómo puedo lograr que estos pocos puntos esenciales sean memorables?”

Otro truco que utilizan algunos buenos lideres para perfeccionar un mensaje importante, por ejemplo, para comunicar una visión, es practicar primero con una sola persona. Si funciona bien con individuo, luego lo intentan con un grupo pequeño y especialmente seleccionado. De esta manera, el comunicador puede leer las expresiones de los interlocutores, probar que funciona y también recibir comentarios. (A veces hasta les pido que expliquen lo que dije a la persona que tiene sentada al lado). Sólo después de probar un mensaje importante, los oradores lo transmiten a las masas.

John C. Maxwell

Deja tus comentarios