Como relacionarse con las personas en diferentes situaciones.

54

Relaciones con una sola persona

Cuando dos individuos se encuentran con el objetivo de comunicarse, cada uno de ellos tiene un motivo ellos tiene un motivo para hacerlo. Si deseas entablar una relación a partir de sus intereses mutuos, es necesario que conozcas tus razones a las de otra persona y que encuentres una manera de unir ambas. En lo que respecta a la búsqueda de puntos en común, lo importante es saber cómo se logra una interacción beneficiosa para ambas partes. Es más fácil construir un puente que una los intereses comunes con una sola persona que con muchas, porque puedes obtener comentarios inmediatos y continuos de retroalimentación. Para encontrar puntos en común, haz preguntas con el objetivo de buscar intereses y experiencias compartidos. Cuando lo hayas logrado, cuenta historias, comparte emociones y ofrece lecciones aprendidas gracias a estas experiencias. De ser posible, hagan juntos algo que ambos disfruten.

Relaciones con un grupo

Tratar de encontrar intereses comunes en un grupo es un poco más difícil porque no puedes concentrarte en una única persona. (Si lo haces, corres el riesgo de perder la atención del resto del grupo). Entonces, ¿cómo lo logras? Comienza por preguntarte: “Qué nos unió?” La respuesta a esta interrogante suele ser un punto de partida eficaz.

Si el grupo se formó por obligación, como en el caso de un comité designado por un empleador, entonces pregúntate:              “¿Cuál es la meta que todos tenemos en común?” Con este objetivo en mente, reconoce las diferencias de cada uno, pero también la capacidad para contribuir a ese objetivo conjunto mediante el uso de las destrezas individuales y recuérdeles que la meta es más importante que la función de cada integrante. Cuando el grupo consiga un triunfo, celebren juntos.

Relaciones con un auditorio

Cuando las personas asisten a una conferencia para escuchar a un orador, esperan aprender algo que los ayude. Esta es la principal idea en la mente de un auditorio expectante. Por su parte, es posible que un público hostil no piense en esto, pero si escuchar les resulta beneficioso, estarán dispuestos a hacerlo. La próxima vez que disertes frente a un auditorio, aprovecha este deseo de establecer una relación basándose en sus intereses mutuos. Para ello, utiliza el siguiente patrón: sentir, sentiste, encontraste, encontrar.

  • Sentir: Trata de percibir lo que ellos pueden sentir y reconoce y valida sus emociones
  • Sentiste: Cuéntales que tú también te sentiste de la misma manera.
  • Encontraste: Cuéntales que encontraste que te resultó útil.
  • Encontrar: Ofrécete a asistirlos para que logren encontrar ayuda en sus vidas

John C. Maxwell 

 

Deja tus comentarios