Rompiendo la maldición de la pareja. 2da parte

372

El término usado en el Nuevo Testamento y que se traduce como sujetar, es un término interesante. Para empezar, es un término militar. Su traducción literal podría ser: “ordenar a las tropas en un desfile bajo las órdenes de un líder”. Respecto de la familia, puede traducirse como: “una actitud voluntaria de ofrecimiento, cooperación, aceptación de responsabilidades y para llevar una carga”. No se puede, por lo tanto, traducir tal término como un acto de rendición absoluta de la mujer ante la voluntad de su marido. Debe traducirse como un principio de colaboración entre los esposos, recordando que solo quienes son iguales en calidad puede colaborar entre sí.

Un elemento ignorado tradicionalmente en la interpretación de este asunto es que, en tratándose de la pareja, la razón del sometimiento no lo es la pareja, ni el marido, ni la mujer. Es decir, que la mujer no es llamada a someterse a su marido por el marido mismo. Ella y él son llamados a someterse mutuamente, por causa de Cristo. Por lo que Cristo es para ellos y en ellos. De no someterse mutuamente no podrá cumplirse en ellos el propósito divino para sus vidas. En un desfile, el sometimiento de los soldados tiene como propósito el que las tropas puedan cumplir su tarea. Por ello deben marcar el paso al unísono y caminar al ritmo y en la dirección que su comandante en jefe les indica. El comandante en jefe de la familia no es el marido, es Cristo.

No hay, por lo tanto, una razón bíblica que sustente el principio de subordinación incondicional de la mujer al hombre en el matrimonio. Ni siquiera cuando la Biblia establece que el marido es la cabeza de la esposa. Pues, también en este caso se parte del hecho de que la cabeza del cuerpo de Cristo, la Iglesia, es Cristo mismo. Así, cualquier sometimiento y cualquier autoridad están condicionados al liderazgo de Cristo.

Hay otra razón práctica que, desafortunadamente, explica mucho de las crisis de parejas y familias cristianas. El marido no resulta un líder a seguir en su relación con Cristo. Cada vez más las iglesias se están llenando de hombres vacíos de Cristo y, por lo tanto estériles, sin frutos de fe. No viven a Cristo, han encontrado en el cumplimiento de ritos y el hacer ciertas obras piadosas, el todo de su fe. Pero ni son luz, ni son sal. Coincidentemente, son los hombres que tienen la necesidad, también compulsiva, de ser obedecidos por sus esposas. Son aquellos a quienes la individualidad de su mujer les lastima y pone en riesgo. Por ello, exigen que se les reconozca como la cabeza, sin estar ellos mismo sujetos a la cabeza que es Cristo.

Cuando nosotros necesitamos que nuestra esposa sea lo que queremos; cuando la obligamos, manipulamos, chantajeamos, etc., para que sea y haga lo que a nosotros conviene, solo estamos evidenciando nuestra propia inmadurez. Nuestra falta de sentido y dirección en la vida. ¿Cómo entonces podemos exigir, esperar, que nos sigan? ¿Cómo puede un comandante exigir que sus soldados marquen el paso, cuando él mismo no sabe si es primero el derecho o el izquierdo; cuando él mismo es inconstante en su propio caminar? ¿Cómo puede el esposo esperar y exigir a su esposa que le siga, cuando él mismo no camina en dirección a Cristo?

Por otro lado, la mujer que en razón de las heridas que ha recibido a lo largo de su vida, primero en casa de sus padres y luego al lado del marido, insiste en cobrar las facturas, aún a costa de su propia dignidad y de la estabilidad de su hogar, ¿cómo puede esperar mayor respeto, comprensión y apoyo de aquel al que persigue y lastima? ¿Cómo puede exigir que su marido confíe en ella, cuando lo menosprecia y critica frecuentemente? Más aún, ¿cómo puede esperar que sus hijos reconozcan el liderazgo familiar del padre, cuando ella boicotea la autoridad paterna?

Como en muchos otros casos, la sanidad de las relaciones matrimoniales pasa por la conversión a Cristo. No basta asumirnos creyentes, tenemos que negarnos a nosotros mismos, tomar nuestra cruz diariamente y… seguir a Cristo. Tomar la cruz significa, en algunos casos, confrontar, pactar y volver a empezar. En otros, significa ofrecer el sufrimiento, el desencanto y aún el dolor que se vive, a Jesucristo, Señor y Salvador nuestro, comprometiéndonos a seguir practicando la justicia aun cuando el otro persevere en su mal. Esta práctica de la justicia nos llevará a comprobar que, en efecto, el bien siempre triunfa sobre el mal.

Estoy convencido de que muchas relaciones de pareja podrán recuperarse cuando los esposos amemos a nuestras mujeres como Cristo ama a su Iglesia. Cuando en aras de nuestra fidelidad a Cristo los hombres nos entreguemos a nosotros mismos a nuestras esposas. A que, en fe y obediencia, podamos asumir para nosotros y comprometernos con ellas, a que así como nos hemos entregado a Cristo, así nos entregamos a ellas. Que así como somos de Cristo, así somos de ellas.

Pero, también estoy convencido de que muchas relaciones de pareja podrán recuperarse cuando las mujeres se decidan a seguir el mandato bíblico y no solo se sujeten a su marido, sino que lo respeten. Porque, estar sujeta no es sinónimo de ser respetuosa. Se respeta a quien se aprecia, a aquel a quien se le reconoce que ha sido creado a imagen y semejanza de Dios. Sobre todo, en tratándose del esposo, se le respeta porque se reconoce que él y la esposa son una sola persona. Así, al respetar al esposo la mujer se respeta a sí misma.

Déjenme terminar recordando a hombres y mujeres que, en Cristo, nosotros y ellas somos otros, distintos a lo que fuimos sin Cristo. Somos nuevas criaturas, luz y sal, comunidad de amor; y, en particular, somos ministros de la reconciliación.

Vida y Palabra. Ministerio Casa de Pan. Pastor Adoniram Gaxiola

Deja tus comentarios