¿Salvar el matrimonio? 2da parte

426

Lean y oren juntos

Es indiscutible que la familia que ora unida, permanece unida. Orar juntos desarrolla fuertes lazos familiares y mejora la relación de una pareja que está a punto de romper.

El poder de la oración es tan grande, que cuando oramos enviamos todo lo bueno de nosotros hacia el trono de la gracia. Enviamos nuestros mejores deseos. Y estos buenos deseos son contestados por un Dios maravilloso que nos ama.

Orar es tan poderoso que cuando sabes que una persona está orando por ti, sientes una afinidad inexplicable hacia esa persona.

Sin lugar a dudas, las buenas relaciones comienzan con tus buenos pensamientos hacia la otra persona.

No le haga el uno al otro lo que más les desagarrada

Esta es una regla universal. Cuando  haces algo para tu cónyuge, me refiero a algo especial, ¿desearías que él o ella hicieran también eso por ti? Qué me dices de las cosas negativas, como hablarle mal a tu cónyuge y faltarle el respeto, ¿te gustaría que te hiciera lo mismo tu pareja?

Respeta esta regla de oro y verás cómo cambiará, no sólo tu matrimonio, sino tu relación con todo lo que te rodea.

 Cuando el perdón es allí, la reconciliación sigue siendo este salvar el matrimonio de aparente ruptura.

Confía plenamente en tu Señor

Una vez que hayas hecho todo de tu parte. Es decir, cuando ya hayas hecho todo lo humanamente posible: deja todo en manos de Dios…Él decidirá lo que es mejor para ustedes.

Dios tiene el control. Duerme tranquilo o tranquila, porque le has dicho al rey de reyes: “hágase tu voluntad, Señor”.

Usted puede preservar su matrimonio incluso si usted es el único que quiere hacerlo, porque Dios está y estará de su lado. Cuando usted realiza cambios positivos en usted para salvar su fallido matrimonio, la otra persona lo reconoce. Su pareja sabe cuándo su cambio es verdadero porque este es convincente. El impacto es tan poderoso que afecta automáticamente a la otra persona.

Deja tus comentarios
Compartir
Artículo anterior¡Orar por los hijos!
Artículo siguienteÉxodo 13:12-22