Significados de la Gracia de Dios 2da parte

280

La gracia es algo que naciste para disfrutar.

En la carta de Pablo a los efesios podemos leer:

“Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad,  para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado, en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia, que hizo sobreabundar para con nosotros…” (Efesios 1:3-8ª, énfasis añadido)

Es por ello que nadie es cristiano por casualidad o por su propia voluntad, sino por la voluntad de Dios, “para la alabanza de la gloria de su gracia”. En otras palabras, para que vivamos de una manera en que alabemos a Dios por lo asombrosa que es la salvación y vida que nos ha otorgado gratuitamente.

¿Y qué es alabar a Dios? Vivir de una manera en que mostremos a Dios tan maravilloso como Él realmente es. Vivir para Su gloria, reconociéndolo como lo que es. Pero no podemos hacer eso si no lo conocemos.

¿Y cómo yo podría decir que la nueva película del Capitán América en verdad es asombrosa si todavía no he ido al cine a verla? No podemos adorar realmente lo que no conocemos, y Dios quiere que lo alabemos en Espíritu y en verdad (Juan 4:23). En otras palabras, conociéndolo de verdad.

Así que en síntesis, nacimos para conocer a Dios y disfrutarlo, a fin de adorarlo como consecuencia de eso, como consumación de nuestro gozo en Él, como evidencia de que Él nos asombra, y todo esto es por gracia porque no merecemos conocer a Dios.

Predicador Josué Barrios   

Deja tus comentarios