Síntomas de problemas financieros. 4ta parte

293
  1. Decisiones precipitadas

Los proyectos del diligente ciertamente son ventaja, mas todo el que se apresura, ciertamente llega a la pobreza. Proverbios 21:5

La paciencia y la constancia, mejor que las decisiones rápidas y éxitos instantáneos, son el camino para la seguridad financiera. Los hijos deberían claramente entender que un fundamento financiero firme se establece por tomar pasos pequeños sobre un largo periodo de tiempo. También se les debe recordar que el plan de Dios no es el mismo para otda persona. A los hijos no se les promete una afluencia automática sencillamente porque sus padres sean afluentes. Una de las mejores disciplinas que un padre puede enseñar a un hijo es permitirle trabajar para alcanzar una meta. Muy a menudo se le dan todas las cosas sin ningún esfuerzo de su parte, y esto fácilmente se puede convertir en un mal habito que se prolonga por el resto de su vida.

  1. Presupuesto

Pobreza y vergüenza vendrán al que menosprecia la instrucción, más el que acepta la represión será honrado. Proverbios 13:18  

Cada uno de nuestros hijos debe aprender a vivir dentro de un presupuesto razonable. No hay mayor riqueza financiera que los padres puedan dejar a sus hijos que el conocimiento de cómo establecer y vivir dentro de un presupuesto bien balanceado. El derroche debe ser tan poco estimulado en los hogares cristianos que los hijos ni aun lo considerarían una posibilidad en sus propios hogares luego que se hayan casado. Recuerda, a lo mejor la atracción de los caminos del mundo los tentará a tomar un camino equivocado. A lo peor, nuestra falta de entrenamiento los llevará por esos sin manera de que puedan regresar.

Como podemos ayudar

Obviamente, muchos principios más que son necesarios para guiar a nuestras familias y amigos por el camino correcto del plan de Dios se encuentra en Su Palabra. Yo estimularía a cada pareja a comenzar un estudio de los principios financieros de Dios y empezar a implantarlos en sus propias vidas. Una vez que hayas aplicado los principios de Dios a tu propia vida, comienza un estudio bíblico en tu propio hogar o iglesia, y comparte con otros lo que has aprendido, ayuda a tu iglesia en establecer un programa de enseñanza regular acerca de finanzas bíblicas y uno de consejería para asistir a las familias a las cuales ya se les notan los síntomas antes mencionados. Cada programa de consejería premarital efectuado por los pastores debería incluir un curso que tenga que ver con presupuestos en los cuales las parejas realmente establezcan el presupuesto para su primer año.

Dr. Larry Burkett  

Deja tus comentarios