¡Sonrisa del abuelo! 1ra parte

46

Estaba tapado por las típicas sábanas blancas de hospital y conectado a un enjambre de tubos y cables. Al acercarme, casi no lo reconocí. Estaba pálido, con las mejillas hundidas. Pero cuando abrió los ojos y me sonrió, casi no pude evitar desplomarme en sus brazos como siempre lo había hecho. El abuelo, a quien amaba más que a nadie en todo el mundo, había sufrido un grave infarto.

Siempre había sido mi mejor amigo, así como mi confidente y consejero cuando tenía conflictos con mis amigos o con mis hermanos. Yo era la menor de mi familia, una chica tímida, desgarbada y muy insegura de sí misma. Pero el abuelo siempre sabía darme el toque de ánimo que me hacía falta. Si necesitaba alguien con quien jugar, él venía a jugar conmigo. Si necesitaba un paño de lágrimas, sabía dónde encontrarlo; los cálidos y fuertes abrazos del abuelo eran lo más reconfortante para mí. Si tenía que corregirme, lo hacía con firmeza, pero sin brusquedad. Me llegaba hasta lo más hondo del corazón y me motivaba a cambiar para bien. También rezaba mucho, y siempre me recordaba que la oración era la fórmula más segura para conseguir que pasaran cosas buenas.

Yo tenía 14 años. Apenas dejaba atrás la niñez cuando nos avisaron que fuéramos al hospital. Uno a uno, desde el mayor hasta el menor, se nos permitió entrar a la habitación del abuelo para verlo unos momentos.

Después de una sonrisa y de un débil pero alegre hola, el abuelo me tomó la mano.

—Joyce, siempre has sido mi nietecita benjamina predilecta —dijo—. Entiendo que a veces te cueste encontrar tu lugar. A menudo no sabes qué hacer y te preocupa que nunca llegues a ser gran cosa. Pero ten la certeza de que Dios te ama y tiene un plan para ti.

Mamá me tocó suavemente el hombro y me condujo fuera de la habitación.

—El abuelo está agotado y necesita descansar —me dijo.

Dos días más tarde volví a verlo. Estaba vestido con su traje más elegante y yacía en un ataúd. Casi abrumada por la fragancia de tantas flores, pasé unos últimos momentos con él. En esa ocasión sus brillantes ojos azules no se abrieron. Temblé de miedo y emoción al acercarme, pero entonces observé su rostro. Su radiante sonrisa me aseguró que todo estaba bien. El abuelo había muerto de la misma forma que había vivido: sonriendo. Durante varios días la gente habló de su sonrisa. Hasta el sepulturero dijo que había intentado durante horas cambiar su semblante, porque nunca había visto nada igual y le parecía un poco inquietante. El abuelo no nos dejó mucho dinero ni bienes: su último deseo y testamento fue la sonrisa de paz y satisfacción dibujada en su rostro.

Joyce Suttin. Escritora cristiana

Deja tus comentarios