Terrorista Musulmán dejó de perseguir a cristianos luego de soñar con JESÚS

1764

Viviendo como un terrorista musulmán, Zakkir permaneció años de su vida persiguiendo aquellas personas que no siguieran las prácticas Islam. Su padre ejercía en el Mutaween, la policía religiosa de los países árabes, y él dirigía  una banda de jóvenes militantes.

Un día, se dio cuenta que algunos cristianos distribuían materiales evangelísticos y enseñaban sobre Jesús a algunos musulmanes. “Nosotros atacamos su oficina y matamos a tres de ellos”, recuerda Zakkir.

De vuelta a su puesto, Zakkir se posicionó frente a su mezquita para hacer un llamado a todos los que transitaban en la calle del lugar a formar parte de la oración del viernes, una tradición del islam. Sus amigos y Él forzaron la entrada de un hombre que iba camino al hospital con su hijo enfermo, pero Zakkir fue alcanzado por él con tres tiros en el pecho.

Una dura batalla entre la vida y la muerte, Zakkir estuvo en coma por varios días. Mientras tanto, el pastor Paul, del ministerio Bibles for Mideast, recibió instrucciones de Dios a través de una visión para visitarlo en el hospital.

Paul fue al hospital junto a otro misionero, el pastor Rahim y oró por Zakkir, que seguía en estado de coma. “durante ese momento, tuve un sueño en que Jesucristo vino a mí y dijo: ‘Yo soy su Señor y Salvador. He sido herido por ustedes, pero por mis heridas usted será sanado. Yo te escogí para traer muchos a mi rebaño”,  es lo que recuerda Zakkir.

Durante su sueño, vio a Jesús tocando sus heridas con sus propias manos, herida por los clavos. “De repente, la bala que estaba alojada en mi cuerpo saltó de mi pecho y sentí un nuevo flujo de sangre pasar por mis venas”, recuerda Zakkir, cuando de pronto abrió los ojos y vio a los pastores.

“creí que eran ángeles del Señor”, dijo. Luego de una conversación con los evangelistas, Zakkir se entregó a Jesús y vistió las ropas traídas por los misioneros. “Nadie sabía de mi huida con los pastores”, dijo.

Hoy en día Zakkir lidera una iglesia subterránea en el Medio Oriente y vive en medio de los cristianos, que anteriormente perseguía. “no soy digno de ser un pastor de la Iglesia del Señor, porque yo la perseguía. Pero estoy pastoreando una iglesia subterránea. “Estamos cuidando a los cristianos perseguidos que eran ex musulmanes”, dijo.

Deja tus comentarios