Una docena por día.

84

He aquí una docena de ejercicios que le ayudarán a hacer realidad sus sueños.

  • Examine su vida tal como está en este momento. El primer paso para hacer realidad su sueño es descubrir dónde está ahora. Es necesario un estudio profundo. }
  • Cambie todas sus pequeñas opciones por un sueño grande. Todo sueño tiene su precio.
  • Póngase en contacto con personas exitosas. Es cierto que “Dios los cría y ellos se ajuntan”
  • Exprese su fe en sus sueños. Escríbalos o hable de ellos con frecuencia.
  • Tenga en cuenta que habrá oposición. Todo quisquilloso que no tenga un sueño propio se apondrá al suyo. Lamentablemente, hay diez quisquillosos por cada persona, que tiene un sueño. Nunca podrá librarse de todos ellos. Si lo recuerda, no serán un problema para usted. Recuerde que quienes no tienen un sueño propio no pueden ver el suyo, así que para ellos es imposible. No puede tenerse lo que no se ve.
  • Haga su mayor esfuerzo, ponga toda su energía para la realización del sueño. ¡Pague el precio!.
  • Extraiga todo principio positivo que pueda de la vida. Esté constantemente en la búsqueda de cualquier cosa que haga crecer su sueño.
  • Excluya a las personas que piensen en negativo de su círculo de amigos íntimos. Tendrá algunos amigos que piensan en forma negativa, y sin duda algunos familiares suyos también lo harán. Pero si ese pensamiento negativo lo arrastra (lo cual es muy fácil que suceda), no pase mucho tiempo con ellos. En mi familia, y en la de mi esposa, hay personas que son aguafiestas. Nosotros hemos elegido, por el bien de nuestros hijos y el nuestro propio, no pasar mucho tiempo con ellas. Quizá tenga que poner cierta distancia entre usted y esos amigos que piensan en forma negativa.
  • Exceda Las expectativas normales, para su sueño se haga realidad. Si va a alcanzar su sueño, tendrá que hacer algo fuera de lo normal. Los sueños no se alcanzan si solo se usa la cantidad habitual de energía.
  • Demuestre Creo que si demostramos confianza exteriormente, tendremos más confianza en nuestro interior. La forma en que actuamos exteriormente influye en lo que somos interiormente.
  • Explore todas las posibles rutas para alcanzar su sueño. No permita que ningún desvió ni calle sin salida lo detenga en el camino a un sueño que Dios le ha dado. Hay muchas formas de subir a una montaña, no solo ir por la ladera este. Intente subir por la cara sur. Fíjese qué otra cosa puede hacer.
  • Extienda una mano de ayuda a alguien que tiene un sueño similar al suyo, y ambos podrán subir juntos. El montañismo no es un deporte solitario; es un deporte de equipo. Cada uno sostiene la cuerda de otro. Si sostenemos la cuerda de otro, todos podremos llegar a la cima y nuestros sueños podrán hacerse realidad.

John C. Maxwell

Deja tus comentarios