Una madre es un regalo de Dios

50

Porque sane proyectar legados frente a sus limitaciones y siempre ve lo mejor de ti y de mí. La vida de Juan, el amado, jamás fue la misma. Fue María para este apóstol un estandarte y una motivación donde su casa se convirtió en un aula de enseñanzas prácticas. Cuentan los escritos del primer siglo que Juan y María perseveraron en la magna iglesia de Éfeso. Cuando aceptamos la voluntad de Dios siempre seremos la mejor compañía para alguien en necesidad.

En esta sociedad donde todos estamos influidos por un discurso individualista en el que se promueve la desconfianza hacia el otro y la noción de que solo la familia es merecedora de nuestra atención, sacrificio y provisión. Debemos recordar esta frase de Jesús pronunciada antes de su muerte, cuando nos hable de que las fronteras no las marca un tipo de sangre sino que los límites de los alcances de los que damos y a quienes damos, los escogemos nosotros y nosotras. Tú tienes mucho que dar mujer de Dios y eres esa luz que otros necesitan para ser alumbrados con justicia y equidad.

Dios está interesado en que la familia permanezca unida, bajo cobertura, obedientes a su voluntad. Una que sale de las paredes intimas y va repartiendo pan y esperanza. Él es un Dios de propósitos, aún en lo que no pedimos, incluso en lo que no necesitamos. Cuando una madre se encarga de los demás, Dios siempre se encargara siempre de lo que tus estas necesitando. Las madres son peculiares en su desempeño y necesidades. Cuando mi madre iba a una tienda por departamento siempre invertía su tiempo en el departamento de los infantes. Son ellas las que representan el corazón de Dios al dar lo mejor de ellas por sus semejantes. El corazón de una madre es un regalo de Dios porque siempre hay espacio para amar, perdonar y abrazarnos sin importar el riesgo que esto implique.

Doy gracias a Dios por mi madre que me dio la virtud de amar a Dios con todas las fuerzas. Considero que Dios usa a todas las madres como agentes de cambios y son ellas embajadoras de virtudes y esperanza. Te bendigo mujer porque es regalo de Dios.

Erik Serrano. Conferencista Cristiano        

Deja tus comentarios