Más de 57.000 personas en Brasil participaron en una concentración de oración en línea en medio de la Pandemia

Durante el año 2020, más de 57 mil personas participaron en el encuentro de oración en línea para niños y adolescentes en situación de vulnerabilidad social en Brasil durante la pandemia.

Noticias Cristianas - Más de 57.000 personas en Brasil participaron en una concentración de oración en línea en medio de la Pandemia
Más de 57.000 personas en Brasil participaron en una concentración de oración en línea en medio de la Pandemia

La acción promovida por la Rede Mãos Dadas intercedió por los niños de los centros de acogida y por las organizaciones asociadas que ayudan al trabajo de la Red.

Ante la Pandemia, la Red Mãos Dadas tuvo que adaptar el 25º Mutirão de Oración y lo celebró de forma totalmente virtual.

La organización cristiana celebró el compromiso de tantas personas en la acción: “Dios nos dio valor y creatividad para llevar a cabo acciones que no se nos ocurriría proponer en un año considerado normal”.

Durante los meses de junio y septiembre del año pasado, Mãos Dadas creó un sitio web de oración llamado Welcome a Child.

Peticiones de oración

A través de las redes sociales se hicieron públicas las peticiones de oración por los niños que se encuentran en hogares o por las madres con sus hijos en casas de acogida, que han tenido que abandonar su vida familiar debido al aumento de los índices de violencia doméstica durante la pandemia. En total se hicieron 252 peticiones de oración.

Los participantes del Mutirão pudieron dejar escritos mensajes de ánimo que fueron enviados a los niños por el equipo de la Rede Mãos Dadas, como el de la intercesora.

“Que Dios bendiga e ilumine siempre a los niños de todo el mundo llenos de paz, amor, salud y felicidad, un fuerte abrazo”, agregó Josefa Souza.

 El Mutirão de Oração además suscitó una cadena de oración con encuentros virtuales semanales con los socios de la Red de toda la nación.

Acerca de Red Hand in Hand

Mãos Dadas es una red que promueve y apoya las respuestas cristianas a los problemas que viven los niños y adolescentes en las más diversas situaciones de vulnerabilidad, como la violencia doméstica y el abuso sexual.

Con la finalidad de que cada niño y adolescente experimente una vida plena, la Red promueve desde hace 20 años acciones de cooperación, eventos y campañas con iglesias y otras instituciones asociadas.