Una adolescente lidera una marcha de oración en una ciudad estadunidense

En medio de un escenario agitado por la pandemia, la contienda política y la división racial en EE.UU una joven de 18 años sintió la necesidad de liderar una marcha de oración en su comunidad en el estado de Ohio.

Una adolescente lidera una marcha de oración en una ciudad estadunidense
Una adolescente lidera una marcha de oración en una ciudad estadunidense

Se trata de Leah Brinker quien se dispuso a dirigir la “Caminata de Oración 2020” el pasado 14 de noviembre, y donde al menos 80 personas participaron en los 4 kilómetros en el pueblo de Coshocton, que cuenta con cerca de 11.000 habitantes.

La adolescente se inspiró en la organización del evento luego de conocer la Marcha de Oración de Franklin Graham en Washington, D.C, realizada durante el pasado mes de septiembre.

“Este año fue un poco problemático. Perdí a mis dos abuelos. Hubo mucha división este año y no mucha unidad”, expresó en una entrevista.

“Quería demostrar que no tenemos que vivir con miedo. Dios tiene un plan. Quería mostrar que podemos ser más fuertes juntos. No tenemos que vivir detrás de esas barreras”, continúo.

Luego de orar mucho y discutir la idea con uno de sus mejores amigos, Brinker supo que Dios se movía en su corazón para planificar el evento.

“Le oré a Dios por ello”, dijo.

 “No tenía ni idea de cuál sería mi punto de partida, pero sentí que Dios me estaba guiando a hacerlo”, declaró Brinker.

Conjuntamente señaló que su comunidad al percatarse se comprometió con el proyecto de llevar acabo la caminata de oración, e incluso el alcalde y al sheriff del pueblo decidieron participar.

Participantes llevaron carteles  

Los participantes llevaron carteles con mensajes de fe, y bebidas calientes debido al frío. La caminata de oración duró una hora.

Leah indicó que los participantes estaban agradecidos por la oportunidad de estar juntos.  “La gente disfrutaba de estar juntos”, dijo Brinker.

“Hay algo más grande que todas las cosas terrenales. Era importante mostrar que Dios está trabajando. Puede que no siempre lo parezca, pero Él realmente está trabajando”, finalizó.