¿Cómo afectan mis decisiones al propósito de Dios en mi vida?

En distintas situaciones de nuestra vida debemos tomar decisiones; sin embargo, a veces unas más fuertes que otras. No obstante, como hijos de Dios, a veces se nos dificulta pensar en cómo afectan nuestras decisiones al propósito o lo planes que Dios tiene para nosotros.

Reflexiones Cristianas - ¿Cómo afectan mis decisiones al propósito de Dios en mi vida?
¿Cómo afectan mis decisiones al propósito de Dios en mi vida?

Sin embargo, aunque hay decisiones que son fáciles de tomar cuando a escoger una nuevo estilo de vida o nueva forma de vivir es el centro de la decisión; pero, ¿qué sucede cuando de dejar un deseo o un propio plan que a la larga te haría volver en contra de Dios?

Ciertamente, es una pregunta que siempre deberíamos hacernos antes de tomar una decisión. Aunque el deseo de tener el control de nuestras decisiones nos invadan, preguntémonos si a Dios le agradaría nuestra decisión.

Si bien sabemos, Sansón fue un hombre consagrado desde su nacimiento por Dios y para Dios ¿pero a donde lo llevó su decisión de estar con Dalila? ¿Qué sucedió luego de haber probado todos los deseos que le viniera en gusto? Jueces 16:20 dice “… se dijo: Esta vez saldré como las otras y me escaparé. Pero él no sabía que Jehová ya se había apartado de él.”

Sinceramente, este es uno de los momentos más duros que como hijos de Dios podríamos llegar a vivir; que por una mala decisión o acción en contra de Dios, nos abandone su presencia y no nos demos cuenta.

El propósito de Dios en nuestra vida consiste en ser salvos de la condenación eterna, que extendamos su reino y que podamos servirle fervientemente. Sin embargo, en medio del propósito de Dios, contamos con dones y talentos que complementan nuestro ministerio en servicio a Él.

¿Cómo aprender a tomar buenas decisiones en mi vida?

A pesar de la dificultad de tomar una decisión que sea de agrado a Dios no se nos hace por hecho que sea imposible. No obstante, todo consta de saber qué desea Dios para nosotros y cuáles son sus mandamientos que debemos cumplir.

  1. Pedir dirección y sabiduría a Dios: Por muy poco que veamos cual sería una buena decisión, nunca es tarde para desear que Dios sea quien te guíe a escoger la mejor opción. “Deléitate asimismo en Jehová, y él te concederá las peticiones de tu corazón. Encomienda a Jehová tu camino, y confía en él; y él hará.” (Salmos 37:4-5)
  2. Pedir un consejo a tu pastor o padre espiritual: Dios ha puesto a alguien que esté al cuidado de ti y nunca está mal solicitar un consejo. “Y os daré pastores según mi corazón, que os apacienten con ciencia y con inteligencia.” (Jeremías 3:15)
  1. Piensa por un momento, ¿cómo afecta tu decisión en tu ideal como hijo de Dios?: Recuerda que cualquier cosa te es permitido, más no todo edifica tu vida ni mucho menos te conviene. Como hijo de Dios debes estar firme en tu decisión y decir NO a lo que no ayuda a crecer, ni a agradar a Dios.

“Enséñame a hacer tu voluntad porque tú eres mi Dios; tu buen espíritu me guíe a tierra de rectitud.” (Salmos 143:10)

Toma decisiones con cuidado y ten siempre a Dios presente en medio de ellas ¡Bendiciones!