¿Cuán grande es el amor de Dios por mí?

De seguro te habrás hecho esta pregunta y en ocasiones has llegado a dudar de si Dios siente amor por ti, pero la respuesta es que su amor por ti es infinito y no tiene límites.

¿Cuán grande es el amor de Dios por mí?
¿Cuán grande es el amor de Dios por mí?

«Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia.» Jeremías 31:3.

Nunca dudes del amor que tiene Dios por ti. En Juan 3:16 dice: «Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda mas tenga vida eterna.»

Acá tenemos una prueba de cuan grande es el amor de Dios por nosotros; es tan grande que fue capaz de dar a su único hijo para darnos vida eterna.

Es impresionante ¿No? Tal vez algunas persona dirán que no es gran cosa pero, ¿Puedes imaginar lo importante eres para Dios? Tanto así que fue capaz de entregar a su hijo, solo por amor a ti.

Dios ordena a Abraham que sacrifique a Isaac

Si tienes un hijo, y llega alguien a decirte que debes sacrificar su vida por amor a otra persona ¿Lo harías? Abraham lo hizo en obediencia a Dios.

«Aconteció que probó Dios a Abraham, y le dijo: Toma ahora tu único hijo, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrecelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré.» Génesis 22:1-2.

Y así lo hizo Abraham, tal cual le había indicado Dios. «Y Abraham se levantó muy de mañana, y enalbardó su asno, y tomó consigo dos siervos suyos, y a Isaac su hijo; y cortó leña para el holocausto, y se levantó, y se fue al lugar que Dios le dijo.» Génesis 22:3.

Más adelante, en el versículo 9 y 10 dice: «Y cuando llegaron al lugar que Dios le había dicho, edificó allí Abraham un altar, y compuso la leña, y ató a Isaac su hijo, y lo puso en el altar sobre la leña. Y extendió Abraham su mano y tomó el cuchillo para degollar a su hijo.»

Entonces, el ángel de Jehová le dio voces desde el cielo, diciéndole: «No extiendas tu mano sobre el muchacho, ni le hagas nada; porque ya conozco que temes a Dios, por cuanto no me rehusaste tu hijo, tu único», Génesis 22:12.

Increíble ¿Cierto? Que iba a pensar Abraham que solo era una prueba de Dios, y por obedecer a la voz de Dios, este fue bendecido. Génesis 22:17-18.

«Mas Dios muestra su amor para con nosotros ,en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros», Romanos 5:8.

Deja tu comentario acerca de esta reflexión