¿Deseas tener una vida de calidad?

¿La vida de calidad… o la vida de mala calidad? ¿La vida de Dios… o la vida del mundo? Hoy te cuento que NO puedes tener ambas al mismo tiempo. Está en ti elegir una.

Reflexiones Cristianas - ¿Deseas tener una vida de calidad?
¿Deseas tener una vida de calidad?

Jamás podrás experimentar una vida de calidad por ti mismo si no te dispones a soltar la que ya tienes; si no te dispones a confiar en la Palabra del Señor y a confiar en que en Él tendrá especial protección para contigo.

¿Qué te sucederá cuando lo hagas?

Emprenderás a vivir la vida que Dios describe en el Salmo 1 serás: …como un árbol plantado junto a los arroyos: llegado el momento da su fruto, y sus hojas no se marchitan ¡En todo lo que hace, prospera!

Eso quiere decir que tus raíces se profundizarán tanto que no hay sequía que pueda secarte ni tormenta alguna que logre derribarte. No importa lo que ocurra en el mundo a tu alrededor, tú prosperarás, en el nombre de Jesús de Nazaret.

Mientras más sople el viento, más flexible serás con la brisa. La depresión no podrá quebrantarte. Cuando las lluvias dejen de caer y todos los demás se sequen, tú continuarás prosperando y produciendo el fruto del Espíritu, porque estarás extrayendo los nutrientes del lecho del río.

Vida de calidad

Así es la vida de calidad, y no hay nada que el mundo te pueda brindar que se le compare. Una vez que te atrevas a soltar tu vida del mundo y confíes en el Señor, tú también lo sabrás.

«Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará»; Mateo 16:25.

Oremos juntos: Padre, permíteme andar cada día fiel a tu palabra, dando un paso a la vez para cambiar mi vida de acuerdo a tu voluntad y al maravilloso plan que tienes para mí. Ayúdame, porque En ti confío Señor, Amén.