Enfoca tu mirada en el camino

¿Has intentado hacer una línea recta con tus huellas en la nieve? ¡No es tan fácil como parece!

Reflexiones Cristianas - Enfoca tu mirada en el camino
Enfoca tu mirada en el camino

Hay muchas personas que lo hacen despacio y de manera firme, con la mirada en sus pies. Sin embargo, cada vez que alguien intenta dicho método, la línea termina algo torcida.

Cuando camina con la mirada puesta en los pies, no tiene idea de adónde va. La experiencia gira completamente en torno a usted. No tiene perspectiva, porque no se puede ver cómo encaja en el panorama más amplio. Falta el enfoque genuino, ya que cada paso que da lo hace sobre el punto focal del último paso.

No se ha observado a sí mismo como parte de un panorama más amplio. Es por ello que simplemente anda con dificultad sobre la nieve sin orientación fija.

Ignorar a nuestros pies

La única forma de hacer una línea recta de huellas en la nieve es ignorar nuestros pies. En vez de esto, hay que mirar hacia adelante y detectar el poste de una cerca, un letrero en la calle, o ver un árbol a lo lejos.

Después, con los ojos afianzados en ese objetivo, iniciar a caminar hacia el mismo. Si usted ha puesto su enfoque en algo fuera de sí, su camino será recto en toda circunstancia.

De esta misma forma sucede en nuestro andar espiritual. Si vamos por la vida concentrándonos en nosotros, abandonamos el panorama completo, y es probable que perdamos el rumbo. Pero cuando nos enfocamos más allá de nosotros, manteniendo nuestros pensamientos y ojos espirituales en Cristo, podemos confiar en que el camino será recto y confiable en cada paso que demos.

«Mis ojos están siempre hacia Jehová, Porque él sacará mis pies de la red»; Salmos 25:15.

Oremos juntos: Señor, que mis pensamientos estén siempre enfocados en la gloria de servirte y de ser tu instrumento. Sólo así mi nadar podrá ser recto y confiable, en cada paso que inicie. Amén.