La verdad de la Intimidad con Dios ¡Esto te sorprenderá!

Muchas veces creemos que en la intimidad con nuestro padre es solo para facilitar algunas cosas o en sí, nuestros problemas. Pero la verdad es, que la intimidad con Dios no facilita una adversidad, sólo nos capacita para obtener una victoria segura.

La verdad de la Intimidad con Dios ¡Esto te sorprenderá!
La verdad de la Intimidad con Dios ¡Esto te sorprenderá!

La intimidad con Dios está diseñada para tener un encuentro sobrenatural con nuestro padre, donde puedes saciarte de su presencia y tener la mejor relación padre e hijo.

La palabra de Dios dice en Juan 15:4 «Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto, por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros si no permanecéis en mí».

En otras palabras, Jesús nos quiere hacer entender que lejos de Él y su padre nada podemos hacer; y de eso se trata la intimidad con Dios.

La verdad es que permanecer en Dios nos llevará hacia una gran victoria en Jesús y podremos llegar a nuestro destino de victoria en victoria y de triunfo en triunfo, a pesar de las adversidades.

¿Cómo fortalecer mi Intimidad con Dios?

1. Agradando a Dios

Esto es una cualidad que como hijos de Dios debemos hacer y así vivir para Él. Pues una de las maneras más sencillas de llegar a Dios y a sus bendiciones es haciendo lo que a él le agrada con nuestra vida y nuestro corazón.

También te puede interesar: Buscando ser agradable para Dios

2. Leyendo su palabra

La verdad es que el libro de la ley te hará estar más cerca de nuestro padre y puede ayudarte a ser tu guía en medio de la adversidad, y cómo lograr una comunicación perfecta con nuestro padre que está en los cielos.

La palabra de Dios es la lámpara que alumbra nuestro camino; y gracias a ella, si la guardamos y atesoramos en nuestro corazón; podemos alcanzar cada vez un nuevo nivel de intimidad con Dios.

«Hijo mío, si recibieres mis palabras, Y mis mandamientos guardares dentro de ti, Haciendo estar atento tu oído a la sabiduría; Si inclinares tu corazón a la prudencia, Entonces entenderás el temor de Jehová, Y hallarás el conocimiento de Dios»; Proverbios 2:1-2,5.

3. Orando a Dios

Hay muchos personajes de la biblia que nos instan a orar y hablar con Dios. Quizás no lo hagas las 24 horas seguidas, ni si quieras 1 hora, pero intenta por lo menos dedicarle unos minutos de tu tiempo a Dios. También, puedes tomar unos minutos del tiempo que le dedicas a las redes sociales, y dedicarlos a hablar con Dios.

En el libro de Salmos 37:4 «Deléitate asimismo en Jehová, y él te concederá las peticiones de tu corazón».

Esto quiere decir, que para Dios bendecirte, por más que te conozca, él desea que tengas una relación íntima en su presencia. Por eso, te insta a la oración.

Conclusión:

La intimidad con Dios no te facilita las cosas, sencillamente te capacita para tener una victoria segura. Te hace estar más cerca de Dios y bajo sus alas no habrá problema que pueda atacarte ¡Confía en Dios!

También te puede interesar Supérate y madura en medio de tus adversidades