Viendo la gloria de Dios a través de la prueba

La Palabra es un tesoro por un sin fin de razones, y una de ellas es que es muy práctica. Sus relatos y ordenanzas son tan ajustables hoy como lo eran en el tiempo de Jesús.

Reflexiones Cristianas - Viendo la gloria de Dios a través de la prueba
Viendo la gloria de Dios a través de la prueba

Todos hemos experimentado tiempos en los que nuestros problemas parecen no tener solución, y no sabemos qué hacer. Cuando eso ocurre, precisamos recordar que las situaciones imposibles son oportunidades para que Dios nos instruya lecciones valiosas que nunca aprenderíamos de otra forma.

Su presencia es superior a todo

La presencia del Señor es superior a los recursos humanos. Cuando Jesús preguntó. «¿De dónde compraremos pan para que coman éstos?» Felipe reconoció rápidamente su propia insuficiencia. Aunque Cristo supo todo el tiempo lo que iba a hacer, estaba instruyendo a sus discípulos que el plan perfecto y el poder para implementarlo provienen solo y exclusivamente de Dios, no de las soluciones que nos da el mundo.

Dios pide a menudo nuestra colaboración. Aunque Cristo pudo haber creado comida con su sola palabra, optó por utilizar personas para lograr su plan. Andrés se puso a buscar comida, un muchacho le dio su pequeño almuerzo, y los discípulos organizaron a la multitud y distribuyeron la comida que Jesús les pasó.

Cada paso requería confianza y obediencia, especialmente porque el método de Cristo parecía tan ilógico.

Él puede resolver todos nuestros problemas

El Señor sabe cómo resolver nuestros problemas, pero Él puede optar por exigir su cooperación, ordenándole incluso que haga algo que no parezca razonable. Cada vez que damos un paso de obediencia, el Señor hace cosas GRANDES en nosotros y por medio de nosotros.

«Aquellos hombres entonces, viendo la señal que Jesús había hecho, dijeron: Este verdaderamente es el profeta que había de venir al mundo»; Juan 6:4.