Aguanta presión, enmudece y deja que Dios peleé tus batallas

Deja tus comentarios