¡ALERTA! Expertos en China temen que el coronavirus logre “mutar y propagarse”

Autoridades chinas han avisado este miércoles de que el nuevo coronavirus, que ya
ha ocasionado al menos nueve muertes y 440 contaminados en el país, alcanzaría mutar y
propagarse.

La delegación ha enumerado una serie de medidas para dominar la enfermedad,
incluida la desinfección y ventilación en aeropuertos, estaciones de tren y centros
comerciales, sobre todo ahora que cientos de millones de personas viajan por el país con
motivo de las vacaciones del Año Nuevo Lunar.

También las autoridades chinas han invitado a especialistas de la Organización
Mundial de la Salud, de regiones administrativas especiales de Hong Kong y Macao, así
como de Taiwán a Wuhan, donde se originó el brote, para estrechar la cooperación y la
comunicación sobre la situación, explicó Li.

En Wuhan, donde se canceló un significativo evento del Año Nuevo chino, ya se
han acrecentado los controles de fiebre en el aeropuerto, las estaciones de tren y las
carreteras. Li además sugirió a los habitantes locales continúen en la ciudad, y anunció que
está prohibida la entrada de animales vivos a la urbe.

México por su parte informó que no se han se han detectado casos del nuevo
coronavirus, el Comité Nacional para la Vigilancia Epidemiológica (Conave) ya emitió un
aviso epidemiológico sobre el brote en China.

La neumonía atribuida al nuevo coronavirus no destaca por provocar síntomas
especiales: los enfermos tienen fiebre, mientras que algunos sufren dificultades para
respirar y sus radiografías muestran cambios en los pulmones.

Esta enfermedad de origen vírico no se cura con antibióticos y su tratamiento es
sintomático, sin enfocarse en la etiología del mal.

La OMS aún evalúa el peligro de la situación y exhorta a quienes viajen a China
tomen medidas determinadas y se pronuncia en contra de restringir las visitas a ese país
asiático, con lo cual aún no se trata de una epidemia.

Sin embargo la gran parte de los infectados vive en la provincia de Hubei,
igualmente se han registrado casos en Pekín o Shanghái, detectándose la enfermedad en
algunas personas oriundas de territorio chino en Japón, Tailandia, Corea del Sur y EE.UU.