ALGUIEN QUE ARDA EN EL ESPÍRITU SANTO, NO TIENE TIEMPO PARA ENVIDIAR NI ODIAR.

Deja tus comentarios