Mi alma desesperada, muchas veces se olvida de que tengo una fe

Deja tus comentarios