El argumento concerniente a la terminología.

El argumento clave para los postribulacionistas tiene que ver con los términos y los sucesos que se encuentran en los pasajes del arrebatamiento y la segunda venida. Para establecer su posición, los postribulacionistas deben demostrar que estos pasajes se refieren al mismo suceso y al mismo tiempo. Como hemos comentado, las tres palabras usadas en relación con el congreso del Señor no son términos técnicos y no proporcionan por si solas la hora del arrebatamiento. Lo único que se puede establecer es que estas palabras se usan en los dos sucesos. Ahora bien, si el postribulacionista no puede demostrar que los pasajes del arrebatamiento y la segunda venida son tan similares que deban considerarse indistinto, entonces las otras posiciones del arrebatamiento llegan a ser posibles. Dos líneas de argumento contra la idea postribulacionista (que los pasajes del arrebatamiento y la segunda venida se refieren al mismo suceso y ocurren al mismo tiempo) indican algunas diferencias importantes tanto en el tiempo de estos dos acontecimientos como en los acontecimientos en sí.

Disparidades entre los pasajes del arrebatamiento

El primer argumento tiene que ver con algunas disparidades significativas entre los pasajes del arrebatamiento (Jn. 14:1-3; 1 Co. 15:51-55; 1 Ts. 4:13-18) y los pasajes de la segunda venida (Jl. 3:12-16; Zac. 12-14; Mt. 24:29-31; Ap. 1911-21).

  1. En los pasajes del arrebatamiento el Señor Jesús regresa en el aire y traslada a todos los creyentes, mientras que en los pasajes de la segunda venida Él regresa a la tierra y no hay traslación en lo absoluto.
  2. En los pasajes del arrebatamiento Jesús regresa al cielo (a la “casa de mi Padre”) con los santos trasladados, mientras que en la segunda venida Jesús regresa a la tierra con los santos.
  3. Los pasajes del arrebatamiento presentan la Venida del Señor como un tiempo de bendición y salvación para los santos sin mención de juicio en absoluto, pero los pasajes de la segunda venida se centran en la venida del Señor en juicio sobre sus enemigos.
  4. Los pasajes del arrebatamiento no hacen ninguna referencia al establecimiento del reino mesiánico, mientras que los pasajes de la segunda venida hablan inmediatamente del establecimiento de aquel reino.
  5. En los pasajes del arrebatamiento solo se implica a los creyentes, y estos son glorificado; pero en los pasajes de la segunda venida se implica a todas las personas, y nadie es glorificado.
  6. En los pasajes del arrebatamiento el Señor viene antes del tiempo de la ira, mientras que en los pasajes de la segunda venida viene al final del tiempo de la ira.
  7. En los pasajes del arrebatamiento no se mencionan señales que tendrán lugar antes de este suceso, aunque se mencionan muchas señales que precederán a la segunda venida.

Estas disparidades hablan en contra de un arrebatamiento y segunda venida con un mismo suceso, que ocurre al mismo tiempo.

Paul. N. Benware. Profesor de la División de Estudios Bíblicos de Philadelphia Biblical University

 

Deja tus comentarios