Atacan ciudad cristiana en Israel por presunto odio

Policía israelí inició una investigación sobre un aparente crimen de odio contra habitantes en la ciudad de mayoría cristiana al norte de Jish, donde las familias se despertaron con neumáticos rotos y graffiti extremista garabateado en edificios el martes por la mañana.

Imágenes de la cámara de seguridad muestran a tres sospechosos con sudaderas con capucha caminando hacia autos estacionados y golpeando sus neumáticos uno por uno. Los bandidos cortaron los neumáticos de más de 150 automóviles.

“Me desperté a las siete de la mañana para llevar a mis hijos a la escuela y escuché ruido afuera”, indicó a CBN News, Shadi Khalloul, un cristiano arameo que vive en Jish. “Fui a ver qué estaba pasando. Veo a mi padre y a los otros vecinos y a todos parados cerca de su auto y mirando con tristeza al auto… expresaron que alguien pinchó las ruedas del auto”.

Los delincuentes además pintaron con spray la Estrella de David en automóviles y consignas extremistas en edificios. Uno de los mensajes, “Judíos despierten. ¡Dejen de asimilar!” fue pintado con spray en las paredes de una mezquita del vecindario.

Las autoridades que investigan el incidente creen que los extremistas judíos están detrás del ataque y lo condenaron junto con “todos los crímenes de odio nacionalistas”.

Los crímenes de odio contra los pueblos árabes o palestinos por parte de extremistas judíos se conocen como ataques de precio, porque los perpetradores ven sus acciones como represalia a la violencia palestina o las políticas gubernamentales vistas como hostiles al movimiento de los colonos.

El primer ministro Benjamin Netanyahu prometió “encontrar a los infractores de la ley y llevarlos ante la justicia. No aceptaremos ningún ataque contra nuestros ciudadanos”.

El jefe del consejo de Jish, Elias Elias, dijo a la AFP que esta no es la primera vez que los extremistas judíos han atacado a los residentes.

“Solo puedo imaginar lo que sucedería si cosas como esta hubieran sido escritas en una sinagoga en Estados Unidos o Europa”, explicó. “El mundo entero estaría alborotado”.

Khalloul dijo que los atacantes no representan al pueblo judío y agradeció a sus amigos judíos de “todo el país” que lo llamaron para expresar su apoyo después del ataque.

También dijo que ataques como estos no destruirán la reputación de Jish de ser un lugar donde cristianos y musulmanes viven juntos en paz.

“Es una ciudad pacífica cristiana aramea mezclada con algunos musulmanes árabes que también son pacíficos. Vivimos juntos en convivencia con nuestros vecinos”.
Fuente: Mundo Cristiano CBN