En un centro misionero se convirtió lo que fue un local de strip-tease

Pastor que lidera una iglesia con sede en Alabama (EE.UU.) adquirió  recientemente un antiguo club de strip-tease, con la finalidad de convertirlo en un centro comunitario y en una escuela. La Refuge Church, que tiene congregaciones en Atenas y Huntsville, compró el antiguo club Jimmy’s Too ubicado en Harvest.

Jason Parks es el pastor principal de la iglesia que tiene centros de entrenamientos ministeriales. Expresó en una entrevista que el edificio fue elegido como el nuevo hogar del campus de Huntsville debido a su proximidad a los principales centros poblacionales.

“El edificio está cerca de la Providence Elementary School, ubicación actual de nuestro campus de Huntsville”, contó. “Más de 184.287 personas viven cerca de esta propiedad y se encuentra a sólo 1,3 km de la Escuela Secundaria Sparkman, la tercera escuela pública de Alabama”, dijo Parks.

Jason observó tambien que la compra tuvo un significado mayor, diciendo que “Jesús está escribiendo una historia de redención y restauración”. “Nosotros creemos que Dios nos va a usar para transformar la comunidad con el poder del Evangelio, he orado por ese edificio hace casi cuatro años, deseé verlo transformado en una iglesia que abriría sus puertas a una comunidad”.

“A principios de este año, el dueño del club entregó su vida a Cristo y decidió cerrar el club, fue una increíble historia de Dios”, expresó el pastor.

La transformación del nuevo espacio en un centro comunitario todavía está en sus etapas iniciales. Con la propiedad comprada y el piso terminado, los arquitectos están trabajando actualmente en los diseños de construcción, que cumplen con lo mandado por la ley.

El líder evangélico dijo que “Una vez que tengamos diseños, tendremos una mejor idea del costo para renovar el edificio. Ahora, nuestros miembros de la iglesia han dado más de 300 mil dólares para hacer que esta transformación suceda. Esperamos alojar a algunos partidarios en este otoño para recaudar dinero”.

El pastor contó que “Como iglesia, trabajamos mucho para ser buenos mayordomos del dinero de Dios. No gastamos más del 30% del presupuesto de nuestra iglesia en instalaciones, para que podamos siempre tener fondos para ministrar y compartir el Evangelio a nivel nacional e internacional”.

Deja tus comentarios