Concéntrese en el éxito

Muchas personas se concentran en el fracaso en lugar de concentrarse en el éxito. Muy pocas se concentran en el éxito en lugar de en el fracaso. Aquí está la clave.

¿Alguna vez escuchó a alguien decir: “No voy a cometer un error en esto en esto; voy a evitar ese obstáculo”? Y después hace justo lo que trataba desesperadamente de evitar. Lo que sucedió es que se concentró en la caída, en el fracaso, en la falla, en el problema que estaba allí delante de sus ojos… Y, como dice el proverbio, “como él piensa en su interior, así es él” (Proverbios 23:7)

Ray Meyer, quien fuera entrenador de básquet del equipo DePaul durante 42 años, tuvo 42 temporadas de victorias consecutivas antes de retirarse hace algunos años. Una temporada su equipo tuvo una racha de 29 partidos consecutivos ganados como locales; hasta que finalmente perdieron uno. Los reporteros estaban ansiosos por entrar a los vestuarios para entrevistar a Meyer acerca de la derrota y preguntarle como lo había afectado. Meyer, con una sonrisa les dijo: “Esto es genial. Los últimos diez o doce días pensamos solamente en esta racha ganadora. Nos hemos esforzado para no perder en cada partido.

Ahora que perdimos uno, podemos volver a concentrarnos en ganar” Quienes se concentran en el fracaso se preparan para fracasar.

Un día, cuando el equipo de los Raiders estaba en Oakland, un reportero entró al vestuario para hablar con Ken Stabler. Stabler no era demasiado intelectual, pero era muy bueno en su juego de defensa. Este reportero le leyó un trozo de prosa inglesa: “Prefiero ser cenizas, a ser polvo. Prefiero que mi chispa arda en brillante resplandor, a que se sofoque en una seca putrefacción. Prefiero convertirme en un soberbio meteoro, y cada átomo de mi ser, en un magnífico fulgor, a transformarme en un planeta somnoliento e inestable. La función adecuada para un hombre es vivir, no existir. No malgastaré mis días intentando prolongarlos. Haré uso de mi tiempo”. “¿Qué significa esto para usted?” Stabler inmediatamente replicó: “Apunta bien al fondo”. Vaya tras el objetivo. Salga a ganar en la vida.

John C. Maxwell