Dos cristianos se convierten en héroes tras ayudar a solucionar el secuestro de una niña

Una búsqueda desesperada por una niña de ocho años en Texas (EE.UU), que fue secuestrada mientras caminaba con su madre, llegó a su fin el pasado domingo (19), cuando las autoridades lograron ubicarla, gracias a dos cristianos, miembros de una iglesia local, que salieron y avistaron el vehículo del sospechoso, de acuerdo con la policía. 

El Departamento de Policía de la ciudad de Fort Worth dijo en Twitter poco antes de las 2:30 de la mañana que la chica Salem Sabatka fue encontrada en seguridad en un hotel en el suburbio de Fort Worth en Forest Hill y que un sospechoso estaba bajo custodia.

El oficial comentó cuánto el momento del rescate fue emocionante.

«Yo no estaba cerca de la familia, pero oí por la radio y empecé a gritar y aplaudir», dijo Buddy Calzada, portavoz de la policía. «Entonces, puedo decir que si yo estaba gritando y golpeando las palmas como oficial aquí, sólo de escuchar por la radio, imaginen lo que la familia del niño se sentía».

Sabatka fue secuestrada el pasado sábado, luego de las 18.30, mientras paseaba con su madre. Un hombre agarró a la chica y la colocó en su coche.

La madre entró en el coche y «luchó ferozmente» para intentar sacar a su hija de allí, pero fue empujada hacia fuera y el hombre se fue, dijo la policía. La cámara externa de seguridad de un vecino capturó el momento en que la madre de Salem fue arrojada fuera del coche.

Después de que las autoridades publicaron una alerta con una descripción del vehículo del sospechoso – un sedán gris de cuatro puertas – dos miembros de una iglesia local llamaron a las autoridades cuando vieron el coche en un hotel en Forest Hill.

Calzada elogió a los dos miembros de la iglesia por sus acciones y el «sentimiento fenomenal» de ayudar a localizar al niño. Los dos miembros de la iglesia, que aún no han sido identificados, vieron las fotos en los medios sociales y decidieron salir por su cuenta para ayudar a las autoridades a encontrar el coche.

«Ellos son nuestros héroes esta noche», dijo Calzada a los reporteros. «Tuvimos ciudadanos que salieron de su propio camino para ayudar a encontrar a Salem».

Los funcionarios llegaron al lugar y localizaron la habitación donde el sospechoso estaba hospedado. Fue precisamente allí donde encontraron a Salem.

Calzada dijo que la niña de 8 años parecía estar en buenas condiciones, pero aún así fue llevada a un hospital de la zona para ser examinada por médicos.

El sospechoso, Michael Webb, de 51 años, no tiene ninguna relación con la familia del niño y está enfrentando acusaciones de secuestro agravado, según Calzada.

Las autoridades dijeron que en los próximos días, planean revelar más sobre los dos miembros de la iglesia local que ayudaron a encontrar a la niña.

Fuente: Guiame

Deja tus comentarios