EE.UU: Usarán sangre de personas que superaron el COVID-19 para casos críticos

El gobierno estadounidense ha ordenado a médicos del país a usar el plasma de la sangre de pacientes que se recobraron del coronavirus; para tratar a aquellos en estado crítico, en lo que “supone para algunos expertos la mejor solución ante la espera de la vacuna”.

EE.UU: Usarán sangre de personas que superaron el COVID-19 parar casos críticos
EE.UU: Usarán sangre de personas que superaron el COVID-19 para casos críticos

Este tratamiento fue autorizado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, en inglés), la agencia oficial que se encarga de aprobar el uso de nuevos medicamentos, vacunas y otros productos relacionados con la salud pública.

La decisión de la agencia es inusual, porque regularmente tarda meses en calificar nuevos tratamientos; y lo hace solo cuando ha evidenciado que el método es seguro y efectivo.

EE.UU: Usarán sangre de personas que superaron el COVID-19 para casos críticos
Usarán sangre de personas que superaron el COVID-19

En esta oportunidad la FDA aceptó que, “aunque es prometedor, el plasma no ha demostrado ser efectivo en las enfermedades estudiadas”.

Previo al coronavirus, esta práctica fue manejada para luchar contra la “gripe española” de 1918, cuando el uso de vacunas no estaba extendido.

Recientemente también se aplicó contra el virus del ébola y el Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SARS); otro tipo de coronavirus que dejó 774 muertos en China entre noviembre de 2002 y julio de 2003.

El tratamiento sale de la idea de que, cuando una persona se enferma, el cuerpo forja anticuerpos que luchan contra la infección.

De esa forma, cuando ese sujeto se recupera, los anticuerpos permanecen flotando en su sangre; principalmente en el plasma, que es la parte líquida de la sangre.

¿En qué consiste el tratamiento?

Es por ello que el tratamiento consiste en recolectar esos anticuerpos que quedan flotando en el plasma; para inyectarlos a una persona enferma y ayudarle a luchar contra el virus.

En EE.UU. más de 44.000 personas han contraído el COVID-19 y al menos 544 han muerto, según el balance oficial.