El evangelio ligero puede ser muy aplaudido pero no salva.

Deja tus comentarios