Ex capitán de la policía pierde el brazo por aceptar a Cristo

116

El ex capitán de la policía Rajib (nombre ficticio para proteger su seguridad) había ascendido al rango de Capitán y era el oficial de más alto rango en su ciudad.

Un día, cayó enfermo y llamó a un amigo cristiano para que lo ayude. El amigo lo cuido, oró por él y le obsequió una radio, artefacto con el que había conocido a Cristo por medio de una emisora. Al cabo de unos días, Rajib entregó su vida a Jesús a través de la misma frecuencia radial.

Una vez recuperado de la enfermedad, Rajib fue visto como traidor. Fue degradado de rango y finalmente perdió el trabajo. Una noche, un grupo de policías lo emboscaron mientras se encontraba camino a casa, atacándolo con machetes. En medio de la cruenta golpiza, Rajib perdió su brazo.

Rajib recordó lo que le dijo su amigo cristiano: “El reino de los cielos es como un tesoro escondido en un campo, y sus programas de radio cristianos son como el mapa que guía a los perdidos a donde está enterrado el tesoro”. Rajib encontró el campo y sus tesoros, pero entrar al Reino le costó el brazo derecho y casi la vida.

“Perdí mi brazo porque elegí a Jesús. Si me preguntaran si valió la pena perder mi carrera y mi brazo para seguir a Jesús, con una sonrisa victoriosa les respondería que… ¡sí!”, afirma Rajib. Al cabo de un tiempo, Rajib escapó a otra región. Se dedicó a la ocupación de agricultor, y hoy es pastor. Los programas de radio continúan alentándolo mientras comparte el Evangelio con las personas que lo rodean.

Fuente: Impacto evagelistico

Deja tus comentarios