Fallecidos en Italia son entregados al ejército para ser cremados sin que familiares puedan verlos

Mucho se habla de aislamiento, del bloqueo casi total, de las restricciones extremas, de las colas en los supermercados, del desastre económico, del sistema de salud al borde del colapso, que la vida cambió y que nunca será como antes.

De los muertos simplemente cifras que crecen en modo exponencial, pero poco del sufrimiento de familiares que de repente vieron desaparecer a su padre, madre, abuelo, tío, hermano en una ambulancia y que «nunca más pudieron volver a ver».

En Italia, como en muchos otros países, está prohibido acompañar al hospital a quien resulta positivo o sospechoso de ser positivo de covid-19; pero también porque los mismos familiares tienen que ponerse en cuarentena.

Las personas mueren solas, sin algún familiar que los tomara de la mano, sin una caricia, una palabra de afecto, una mirada de amor, un último abrazo.

Ante esta situación, algunos enfermeros cuando pueden les leen a los pacientes o pegan en algún lado los mensajes que les mandan los familiares junto a su recambio de ropa.

El convoy de la muerte

Bérgamo es una de las ciudades italianas que más ha sufrido por el embate del coronavirus Covid-19; la cantidad de muertos supera la capacidad máxima del cementerio y el crematorio local.

Los cadáveres son entregados al ejército quien es el encargado de trasladar los cuerpos para ser cremados, sin la posibilidad de que sus seres queridos puedan darle un funeral digno o el último adiós.

En redes sociales circularon fuertes imágenes del llamado «convoy de la muerte»; donde se aprecia unidades del ejército italiano cargadas con cadáveres de víctimas por el coronavirus Covid-19 a fin de que sean incineradas en otras ciudades de Italia, ya que la capacidad del crematorio y del cementerio local han quedado rebasadas.

Tan solo el miércoles fallecieron 93 personas, cantidad que excede la capacidad del crematorio local, que puede incinerar un máximo de 25 cuerpos, funcionando las 24 horas.

El ex ministro del Interior de Italia, Matteo Salvini compartió la imagen desgarradora adjuntando un texto.

«El Ejército saca los ataúdes de Bérgamo para la cremación de Lombardía, una tierra puesta a prueba, que lucha implacablemente contra el mal. Es una imagen desgarradora, que golpea con la fuerza de cien, mil golpes», señala Salvini.