Formas de destruir tu matrimonio

Algunas personas creen que las leyes de Dios no se aplican a ellas, pero eso no quiere decir que las consecuencias por violarlas sean menos destructivas.

Tal vez crean que son inocentes de cualquier violación de leyes, pero Dios no lo ve de esa forma. Es como la ley de la gravedad.

Puedes saltar de la ventana de un edificio de diez pisos y negar la ley de la gravedad mientras caes, pero las consecuencias todavía van a ser las mismas cuando llegues al suelo. Las leyes de Dios son para nuestro beneficio. La vida es mejor para nosotros cuando las obedecemos.

Formas de destruir tu matrimonio:

  1. Dejen de comunicarse abierta y honestamente.
  2. Muestra siempre enojo, egoísmo, rudeza, y maltrata a tu cónyuge.
  3. Rehúsate a perdonar a tu cónyuge por cualquier ofensa, no importa lo grande o pequeña que sea.
  4. Dale rienda suelta a la depresión y a ser negativo.
  5. Convence a tu cónyuge que tus hijos son mucho más importantes para ti que él (ella).
  6. Trabaja lo menos que puedas, y haz lo menos posible en tu hogar y en tu trabajo.
  7. Gasta dinero en forma imprudente, y continuamente adquiere deudas grandes.
  8. Dale lugar en tu vida a las adicciones o a hábitos irritantes, y defiende tu derecho a tenerlos.
  9. No te preocupes sobre lo que tu cónyuge necesita sexualmente mientras tanto tú consigas lo que quieres.
  10. En forma habitual mira películas explícitas, revistas o avisos, y compara a tu esposo (esposa) con las imágenes glorificadas que ves allí, y especialmente menciona a otras personas que consideras más atractivas.
  11. Permite que tu corazón se endurezca hacia tu esposo (esposa). Y rehúsate a decir «Lo siento», «Perdóname», o «Te perdono».
  12. Pon como tu prioridad número uno a otra cosa que no sea Dios y tu cónyuge.
  13. Amenaza con divorciarte cada vez que algo que debe ser resuelto se interpone entre ti y tu cónyuge.
  14. Ten una aventura amorosa, o una obsesión en tu corazón sobre otra persona que no sea tu esposo (esposa).
  15. Vete del hogar y no trates de reconciliar las diferencias.
  16. Ríndete y rehúsate a creer que Dios es un Dios de milagros que puede restaurar el amor y la esperanza.

Stormie Omartian. Conferencista Cristiana

Deja tus comentarios